Una embarazada cayó de un puente, y reclaman que construyan uno más seguro

DENUNCIA | lunes 1 de mayo de 2017


En la localidad de Garupá, la situación de vulnerabilidad y abandono por parte de la Municipalidad es moneda corriente. Parte de ese abandono es lo que pasó con Micaela Pérez, madre de un chico, y un embarazo de ocho meses, y que sufrió un accidente al caerse del puente, que podría haber tenido otras consecuencias, por lo avanzado de su estado.
En el barrio La Tablada hay un puente de madera hecho por los vecinos, muy precario, y es la única vía de paso para cruzar el arroyo. “Los vecinos reclaman hace años que ese puente sea reparado o se construya uno nuevo; pero nadie los escucha: ni la comisión vecinal, ni el intendente de Garupá”, señaló el diputado Martín Sereno, quien participó de convocatoria que hicieron los vecinos, a raíz de lo ocurrido.
“De nosotros no se ocupa nadie, y Micaela pasó un momento muy feo porque cuando iba a cruzar el puente, se le engancharon las ojotas en el mismo barro que había antes de subir y cayó de panza contra las tablas cruzadas. Además cada vez que llamamos a una ambulancia, no quiere entrar porque los caminos están en muy mal estado. Entonces hay toda una serie de percances por no tener caminos que sean transitables, y no tener puentes”, lamentan los habitantes del barrio.
Agregaron que afortunadamente, la joven embarazada no sufrió consecuencias, pero “pudo haber sido grave por sus ocho meses de embarazo, y si hubiera caído al arroyo no queremos ni imaginar lo que podría haber pasado”, dicen.


“Me asusté muchísimo”
La joven detalló que ese día fue a comprar temprano, y cuando regresaba a su casa se resbaló y se cayó. “Es que ahí suele haber barro ñaú, y al resbalarme entre esas maderas, me caí de panza. Me asusté mucho porque tuve dolores impresionantes; y justo estaba sola porque mi marido y se había ido a trabajar. Un chico me ayudó y me acompañó hasta mi casa”.

Agradece que en el barrio los vecinos sean unidos y enseguida llamaron a la ambulancia, que cuando llegó no quería entrar por el desastre que es el camino. “Me pidieron que me acercara; pero no me podía ni levantar del dolor que tenía; hasta que después de insistir al chofer; el móvil se acercó todo lo que pudo y los vecinos ayudaron a los camilleros a trasladarme hasta la ambulancia que me llevó al hospital. Por suerte estaba todo bien, me dijo el doctor que la placenta evitó que el golpe llegara al bebé, y me dio unos días de reposo. Me asusté demasiado”, repite Micaela.

El riesgo de cruzar entre esas maderas
El riesgo del puente es recurrente por lo inseguro. No solo para el caso puntual de una embarazada, sino también para personas mayores y los chicos, porque es paso obligado para cuando van a la escuela, para ir a comprar, a la sala de salud y para tomar el colectivo.
“Los vecinos denuncian que más de una vez le pedimos a la comisión barrial que haga un puente más seguro, y también le hicieron pedidos al Municipio; pero al intendente no les importa”, indica el legislador.
En La Tablada viven muchas familias que son unidas y se ayudan entre sí. Y todas reclaman que se haga un puente más seguro porque hay muchas personas mayores que corren peligro. “Cualquiera que se resbale se puede lastimar feo. Hasta para ir a la sala de salud hay que pasar por ahí, porque es un paso obligado. Además también tienen que arreglar urgentemente la calle porque no puede ser que ni siquiera pueda entrar la ambulancia cuando hay una emergencia”, explica otro de los vecinos.

Dos hijos en el Hambre Cero y sin asistencia 

Otro caso preocupante en el barrio La Tablada, es el de Mariana, que vive en condiciones paupérrimas con sus cuatro hijos, dos de ellos registrados en el Programa Hambre Cero, y sin ningún tipo de asistencia municipal.

A Mariana le cuesta contar su historia de tanto repetirla: “Hace once años que peleamos por mejorar nuestras casitas y por tener los servicios como corresponde”, cuenta en diálogo con el diputado Sereno, quien gestionó el arreglo del camino y el puente con la Dirección Provincial de Vialidad.
En gran parte de la zona se puede observar como está el sistema eléctrico. Emparchados, la telarañas de cables generan baja tensión y queman los artefactos eléctricos, heladeras, lavarropas, que las familias lograron tener con tanto sacrificio, y que además son un peligro, porque puede ocurrir que se desenganche un cable y pase un chico por el lugar, con el riesgo de morir electrocutado.

Otro de los vecinos, indignado se refirió a los funcionarios de Obras Públicas, que cada vez que reclaman “nos mienten en la cara. Pedimos que vengan y vean la necesidad que tenemos de un puente, el camino, de la luz. Que nos escuchen y atiendan las necesidades ahora porque cuando lleguen las elecciones seguramente van a venir a pedir el voto”, reflexiona José.


La ambulancia se niega a entrar al barrio

En La Tablada el tema de contar con caminos transitables es más que una urgencia, sobre todo porque cuando necesitan la ambulancia, los choferes no quieren entrar por la dificultades del camino.

Martina Gómez contó su experiencia: “Yo estaba embarazada y comencé con trabajo de parto, el camino estaba horrible, llamamos a la ambulancia y no quiso entrar, llamamos al móvil policial y tampoco quiso entrar y terminé teniendo en mi casa. Esa es mi realidad. A las dos nenas las tuve acá en mi casa, porque acá no entra nadie por el camino, no tenía como ir al hospital y bueno. Por suerte mis hijos nacieron bien, pero si pasaba algo, quién me devuelve mi hijo?”.
Reiteró que como misioneros tienen derecho servicios básicos y calles. “Sólo pedimos que nos escuchen porque estamos abandonados. No tenemos apoyo, y queremos que nuestros hijos también puedan llegar a la escuela limpios, sin barro, como los chicos de otros barrios”

Arreglo de los caminos, reclamo reiterado
Los vecinos también luchan para que se abra una calle vecinal de cien metros que parece un baldío porque el pasto está muy alto. “El abandono del barrio por parte del Municipio es increíble -señala el diputado Martín Sereno- Habría que emparejar, tirar tosca, no es un trabajo difícil de hacer y permitiría, por ejemplo, que llegue la ambulancia hasta la vivienda de alguien que lo necesita”. Los vecinos cuentan que hicieron reiterados reclamos al Municipio; pero no tienen respuesta.

“Nos reunimos en la Municipalidad, en Emsa, fuimos a reclamar para que nos bajen la luz, porque como se puede ver, estamos enganchados, y en cualquier momento alguien puede quedar pegado de un cable; pero en Emsa nos dicen que mientras el Municipio no arregle la calle, no pueden a venir a colocar los postes que ya están, pero falta el cableado”, reiteran los vecinos.

Entre todos hicieron una nota que presentaron a la Municipalidad pidiendo el entoscado de 150 metros.

“Nos dicen que tienen que arreglar otros barrios, y nosotros nos quedamos atrás, como si fuéramos de segunda. Nos gustaría que venga personal de la Municipalidad a ver como estamos. Lo vergonzoso es que esta gestión de los Ripoll no es nueva, y los problemas son viejos; las dos calles son un desastre. Hace tres años que venimos peleando por la luz. Se nos quema la tele, la heladera, y nadie se hace cargo. Queremos tener nuestra propia luz, pagar la boleta por un servicio como se debe. Y que arreglen los caminos. Son solo 150 metros, nada más”, se queja una de las madres.

Violencia y miedo en Nemesio Parma

DENUNCIA, DERECHOS HUMANOS

Intentaron ayer desalojar a familias en Nemesio Parma. Blanca Canteros vive con 12 hijos y fue increpada violentamente para que abandone su hogar.  Se trata de Arturo Enríquez quien ya fue denunciado tiempo atrás por los damnificados en la comisaria séptima. También pidieron ayuda al ministerio de Derechos Humanos de la provincia que asimismo informó de los hechos al ministro… Leer más  »