¿Será que los productores yerbateros y los tareferos no quieren trabajar?

CRISIS YERBATERA, OPINION | viernes 16 de febrero de 2018


“No quieren trabajar” es una de las muletillas que se suelen usar para denigrar a la persona empobrecida. Para quienes usan la muletilla, trabajar o ser pobre se trataría de una cuestión de “querer o no querer”. Ahora bien, quién se atreve a achacarles a los productores y tareferos tal muletilla. Entonces cabe la pregunta ¿por qué se está empobreciendo este sector? Algunos dicen que es “el mercado”, “las condiciones externas”, etc etc… mucha vuelta para una historia que se repite. El poder fue totalmente copado por los industriales, quienes hasta hace dos años estaban limitados por el “cuco” del gobierno anterior, Guillermo Moreno.

La lucha yerbatera tiene años, sino décadas, sino casi un siglo ya en la Provincia. Crónicas del diario La Nación (ya conservador y antinacional) de los años 20, señalan que era mejor importar yerba que sostener a la producción nacional que estaba entorpeciendo las relaciones con el exterior.

Tomas, protestas, incendios, encarcelamiento, persecución fueron parte de la historia de la yerba mate en Misiones, convenientemente escondida. En los últimos años, también la lucha agraria estuvo protagonizada por los yerbateros con los “tractorazos” que hasta crearon el Instituto Nacional de la Yerba Mate. El organismo fue un pedido y proyecto de los productores yerbateros, tractorazo mediante. El INYM definiría los precios y realizaría los controles para que la ley se cumpliera. Pero los productores no contaban con la astucia de los industriales que hicieron una “toma” pacífica del organismo y son quienes paralizan la institución, desde adentro. Copando el poder del “directorio”, los industriales tienen la olla por el mango adentro y afuera del Instituto. Pues ahora, sin el “cuco” Moreno y con amigos en la cúpula del gobierno Nacional, no sólo mandan en el “directorio”, sino que ahora también forman parte del poder político nacional que los apaña en sus ambiciones desmedidas de lucro. Cuando les conviene cumplen con leyes y precios y cuando no, no; conviertiendo así al INYM (una creación de los pequeños productores) en una cáscara para realizar investigación y asesoramiento, cuando el objetivo principal es propiciar un trato justo en el mercado yerbatero.

Así, la única fuerza de los yerbateros parece ser la calle y la ruta, algo mal visto por la sociedad y por ellos mismos. Pero no les dejan otra salida. El pueblo, la gente de pie, los trabajadores, los productores, cuando no son escuchados o atendidos deben salir a la calle, y no lo hacen para pedir más, sino para subsistir (es decir para no morir).

El poder político sería también una opción para la lucha yerbatera. Pero a los prejuicios que genera (por la mala prensa) la palabra política, hay que sumarle que esta herramienta genera divisiones naturalmente. Un desafío que resta retomar en esta historia. Y digo retomar, porque los agricultores tienen una historia de participación política, que fue arrasada por la última dictadura militar y luego olvidada. Misiones poco valora la inmensidad de su historia, a la que convierte en una proyección de los europeos en estas tierras, cuando, aquí y hace mucho tiempo se viene haciendo historia propia, no sólo de comidas y leyendas, también de lucha.

 

Por Romina Kujarchuk

Las organizaciones sociales consideran que es histórico el acuerdo que lograron con Nación para el sector tarefero

CRISIS YERBATERA, ECONOMIA, GREMIALES, MARTIN SERENO, PARTIDO AGRARIO Y SOCIAL, RECLAMO, TAREFEROS, TRABAJO, YERBA MATE

Las organizaciones sociales de Misiones, comenzaron a trabajar en el registro de los trabajadores tareferos y tareferas que recibirán una tarjeta alimentaria, que permitirá a cada una de las 15 mil familias, comprar mercaderías por un monto de 2.350 pesos mensuales. Por una cuestión de recursos, y como no existe un registro fehaciente, en principio se entregarán en diciembre, una… Leer más  »