Se perdieron verduras, hortalizas y pasturas

AGRO, CLIMA | viernes 21 de julio de 2017


Los días más fríos del año dejaron una profunda huella en las chacras misioneras: verduras, hortalizas, frutas y pasturas se quemaron, con un impacto directo en la producción de alimentos y en el bolsillo del pequeño agricultor,

 

“Las pérdidas fueron grandes, un 40% aproximadamente”, dijo Vilmar Muller, presidente de Interferias, la entidad que representa a las 50 ferias francas que hay en la provincia. “Donde se va a sentir muy fuerte es en el sector de la lechería, porque la helada quemó los campos en toda la provincia. Esto va a dejar sin pasturas de alimento al ganado y habrá que suplementar la alimentación. Sin dudas va a tener un impacto muy fuerte en la producción de leche”, señaló.

 

La producción de mamón también se vio afectada. “Son cultivos que están al aire libre, y el frío y la helada se manifestó sin niebla, lo que perjudica mucho a las plantas”, explicó el dirigente Eugenio Kasalaba, del Movimiento Agrario de Misiones. “Pero además se perdieron verduras de hoja, zapallito, morrón y tomate, e incluso muchas de las que están en invernadero”, indicó.

 

EL día más frío en la historia de Misiones se registró el martes pasado, con 8 grados bajo cero a 5 centímetros del suelo en Cerro Azul, informó el técnico José Olinuck, a cargo del departamento de Agrometeorología de la EEA del Inta.

 

Invernaderos

 

Frente al cambio climático, los invernaderos se posicionan como una importante herramienta para evitar pérdidas en la producción. No obstante, aún es incipiente el uso de los mismos, su vigencia requiere atención permanente y sigue siendo insuficiente el apoyo que llega desde el Gobierno.

 

“Hay programas de capacitación en marcha con asesoramiento permanente; si bien cuesta a veces construir porque lleva los palos, el plástico, el sistema de riego y se tiene que analizar la caída del terreno como el viento o cuánto sol le da al sitio, es una herramienta de suma utilidad. Lo vemos en las producciones de Corrientes, en la zona de Santa Lucía, que es desde donde recibimos el tomate”, reseñó Kasalaba.

 

Medidas de protección

 

Frente a este panorama, desde la Secretaría de Agricultura Familiar se informó que dentro de los métodos de protección pasiva se encuentra la elección cultivares resistentes a las bajas temperaturas; evitar los bajos para cultivos poco resistentes y aprovechando las laderas donde las heladas tienen menor incidencia, y evitar suelos compactados, ya que estos tienen menos capacidad de disipar la temperatura almacenada durante el día.

 

DE la misma manera, desde Agricultura Familiar se indicó que el riego por aspersión cuando las temperaturas se acercan al 0° resulta un método muy efectivo para amortiguar los efectos de las heladas, inclusive en cultivos bajo invernadero, ya que las temperaturas liberadas por el cambio de estado del agua colaboran para que las heladas no produzcan daño en las células de los cultivos.

 

Las estufas también son eficientes para la protección de cultivos bajo cubierta (invernáculos), donde el aire caliente producido por los calefactores genera un micro clima dentro del invernáculo.

 

Existen diversos calefactores, se puede fabricar uno utilizando un tacho de chapa de 200 litros, ladrillos y una chimenea galvanizada de cuatro pulgadas. La chimenea debe atravesar horizontalmente el invernadero y tener la salida de humo fuera de este. El fuego se hace al atardecer con las cortinas levantadas, y cuando el calefactor deja de emitir humo se realiza el cierre de las cortinas. Este sistema mantiene la temperatura del invernáculo entre 2 y 3 grados por encima de la temperatura exterior.

 

Las plantas se autoprotegen

 

El efecto de las bajas temperaturas sobre las plantas se da a nivel celular, donde las células se rompen al dilatarse el líquido contenida dentro de éstas. Si se trabaja en la nutrición de los cultivos, se logra mayor resistencia de las paredes celulares ante el efecto nocivo de las heladas.

 

El potasio y el magnesio son nutrientes que incrementan la resistencia de las células vegetales ante las bajas temperaturas. Las plantas se protegen contra la llamada muerte por hielo a través de la aclimatación: estas almacenan en las células sustancias osmóticamente activas, como azúcar y potasio. Ambas actúan como un anticongelante al reducir el punto de congelación del jugo celular y al mantener la funcionalidad celular.

 

La planta produce el azúcar necesario a través de la fotosíntesis – para ello requiere igualmente potasio, pero también magnesio.

 

Una fuente natural de estos nutrientes es la ceniza, la cual puede utilizarse para preparar un “Caldo Ceniza”, el cual se prepara cocinando 20kg de ceniza con 4kg de jabón neutro disuelto en 100 litros de agua durante 20 minutos.

 

Una vez frío se puede utilizar un litro de este Caldo Ceniza disuelto en 20 litros de agua, aplicando con mochila. La aplicación de este caldo se puede hacer durante todo el año cada quince días, ya que colabora en la nutrición de la planta y en la protección contra plagas y enfermedades.

 

 

.

 

Lácteos, carnes y verduras en el Mercado Zonal

AGRO

El Mercado Concentrador Zonal de Posadas abre sus puertas al público con ofertas hasta agotar stock, válidas hasta este sábado 23 de junio. Con productos de origen misionero, frescos y de calidad, el centro comercial se transformó en una opción a la inflación. Sector cárnicos y Lácteos Granja la Oma: 3 kilogramos de pata muslo $115; 3 kilogramos de muslo… Leer más  »