Por los yerbales de San Pedro

AMBIENTE | sábado 19 de mayo de 2018


Tamaña sorpresa tuvieron los tareferos en un yerbal en el departamento San Pedro: en el “trillo”, donde también hay plantas de mandioca, dos serpientes de cascabel (Crotalus durissus) fueron encontradas copulando, una imagen poco usual y que, por supuesto, despertó curiosidad y temor a los trabajadores, quienes las identificaron como “campanilla”.

“Es poco común el registro de estas víboras en la región de las vertientes de la cuenca del río Uruguay”, señaló el naturalista Ernesto Krauczuk. La especie, conocida también como Mboy chiní, “abunda por regiones en todo el Norte de la Argentina” y para el caso de Misiones, agregó, “es más común encontrarla en la divisoria de aguas, abundantes en la ladera Oeste de la Sierra Central, donde hay piedra, y siempre y cuando haya Selva”.

En la naturaleza, las cascabeles “cumplen el rol de controladores de roedores”. Otra característica es que, aunque venenosas, “son más bien pasivas y avisan cuando están enojadas; tienen la cascavel al final de la cola; sólo a último momento atacan”. En cuanto a lo físico, “son más bien cortas y gruesas, alcanzan los 16o centímetros excepcionalmente”.

Sobre la copulación, el experto explicó que “los machos tienen dos hemipenes, y cuando copulan quedan enganchados porque esos hemipenes son como espinosos”.

Sobre el estado de conservación de las cascabeles, Krauczuk advirtió: “en la medida que la Selva desaparece, también desaparece este animal”, y sobre la decisión de agricultores de matar a las víboras ante el temor de ser “picados”, el naturalista observó la necesidad de mejorar el acceso a los sueros antiofídicos.