“No recuerdo que se haya pagado (alguna vez) la yerba al contado”

AGRO, CRISIS YERBATERA | viernes 16 de marzo de 2018


Lo remarcó Claudio Anselmo, uno de los representantes de la Industria en la mesa de directores del Instituto Nacional de la Yerba Mate. Y agregó: “los pagos de la materia prima se establecieron en plazos y varían de acuerdo a la situación económica de cada momento y financiera”. En una entrevista el director dijo también que el Estado ni el INYM deberían regular los precios, “No se hace en el mundo”. Habló del endeudamiento de las empresas, de los productores, de la regulación de los precios.

En un contexto de crisis, a dos años de constantes manifestaciones del sector de productores y tareferos, con empresas endeudadas y con cambios en el ministerio de Agroindustria de la Nación, los sectores de la cadena yerbatera se volverán a reunir en Buenos Aires. Los productores advierten que sería para lanzar alguna manera de desregulación del precio. Claudio Anselmo representante de la industria en el INYM y gerente de “Las Marías” (la industria yerbatera más grande del país) charló con nosotros y respondió todas las preguntas.

Claudio Anselmo.

-Nación convocó a una reunión el 19 de marzo, para definir la situación de la yerba mate, ¿usted va a ir, va a estar presente?

– Sí. Nos invitaron a participar, representando a la Federación de Molineros de Yerba Mate. Vamos a participar de esta primera reunión, para escuchar cuál es la propuesta de trabajo del ministerio de Agroindustria y con la expectativa de que sirva para alcanzar mejoras y soluciones en toda la cadena de yerba mate.

-¿Ustedes ya saben cuál va a ser la propuesta de la Nación?

-No, la verdad que no. Tenemos como referencia los trabajos que se vienen haciendo en otras cadenas. Quizás la más cercana que ha venido desarrollando esto hace desde hace más de un año, es la cadena forestoindustrial. Que ha venido trabajando en una mesa de competitividad y que la verdad ha desarrollado bastantes actividades, sobretodo concretas. Yendo a puntos que mejoran el desempeño en general.

-Se habló de desregular el precio de la yerba mate…

-Yo creo que hasta ahora eso son, distintas versiones, rumores, sobre los cuales no hay nada en concreto. Así que, lo primero que vamos a hacer, como todos, los que vamos a participar, vamos escuchar y cada sector, a su vez, llevará sus inquietudes, sus propuestas, su visión. Nosotros tenemos la nuestra.

Ustedes, como parte de la federación de molineros ¿cree que es necesaria una desregulación del precio?

-Nosotros, lo que consideramos es que 16 años de funcionamiento del INYM, hay mucha… eh, ya un largo camino desarrollado y, la verdad, no ha sido lo más exitoso. Estos años de regulación de precios de distintos tipos, más allá del precio de la materia prima (que le toca al INYM), también tuvimos otros tipos de intervenciones, en su momento la Secretaría de comercio de la Nación, etc. y no vemos que haya sido positivo para la actividad. Y además, es público que hay permanentes reclamos, críticas por parte de los productores, de los secadores, sobre el tema y está demostrado que ha sido… nadie puede decir hoy, que ha sido un mecanismo exitoso, por lo menos como lo vemos nosotros.

¿No fue exitoso para quienes?

-Creo que para nadie.

¿Para los productores tampoco?

-Yo creo que tampoco. Bueno, los que escucho permanentemente de los productores, son quejas…

Y si se desregula ¿no cree que va a estar en desventaja el productor, respecto al industrial?

-No. No es una cuestión de productores e industriales, esto es una cadena, como muchas otras, donde lo que hay que buscar es ser lo más eficiente y en definitiva, en gran medida los precios siempre los termina determinando el mercado, en relación de “oferta y demanda”. No es el mecanismo más utilizado en el mundo, que los precios los fije, en el fondo, una corporación como lo que es el INYM.

-Estuvo desregulado el precio hasta la creación del INYM. El INYM se creó para regular el precio para controlar la cadena yerbatera. En ese momento, de la desregulación del precio, después de la CRYM, casi se fundió la provincia y los productores. Usted cree que ¿no tiene nada que ver?

No, lo que digo es, primero que la desregulación entre del año 91 y 2001 no sólo fue el tema precio. Fue una desregulación generalizada, una desregulación que había que mantener, no había ningún organismo (por lo menos de competencia) nacional que tuviera facultades en la actividad yerbatera en general. El precio era uno de los tantos factores, además en la actividad previa regulada, durante los 50/60 años que funcionó la CRYM… La CRYM, hoy hay cosas que se recuerdan quizás distorsionadas. No regulaba precio, la CRYM lo que tenía era otras facultades de regulación, sobre la producción, plantaciones en su momento, cupos de cosecha, etc. Y tenía una intervención en el mercado, a través de un organismo indirecto, que era el mercado consignatario. Pero lo precios libres existían y se operaba abiertamente.

El mecanismo que se eligió a partir de la creación del INYM fue distinto. Y es lo que estamos viendo hasta ahora, pero…

¿Usted cree que los molineros o la molinería no está en una situación superior al resto de los productores, en cuanto a la relación de fuerza, a la hora de definir precios o a la hora de definir mercados?

Eso depende en como varían las fuerzas del mercado, hay momentos en que las posiciones cambian de situación. Si hay mucha oferta de materia prima es evidente que el precio tiende a deprimirse, cuando falta materia prima los precios crecen por sí solos y no es cuestión de… creo que el análisis de que si la primera etapa, si es el productor, si la industria, si son más actores o no son más actores está demasiado sesgado.

En definitiva, lo que ocurre dentro de la cadena es que hay simplemente una distribución del recurso que se obtiene en el final. Porque acá lo que terminando vendiéndole es yerba mate elaborada a los consumidores y son ellos los que, en definitiva, y a partir de ahí se genera el ingreso que tiene la cadena. Después la discusión de la distribución en el medio, cada uno puede argumentar (cada uno de los eslabones), cómo le está yendo en cada momento. Además, hoy, existe una realidad, que la mayor de las actividades y de las empresas, son empresas integradas, que participan en toda la economía. Así que conocen perfectamente tanto el problema de la producción, de la secansa, como de la industrialización y la comercialización, porque tienen interés en toda la cadena. Esa visión de, productores, por un lado, secadero e industriales, es una visión muy antigua.

-Pero en esta historia de la yerba mate, que tiene una historia en Misiones sobre todo y en relación con Corrientes, que tiene una presencia muy fuerte por la empresa, Las Marías…

-¿Sólo por Las Marías? Hoy la segunda empresa argentina es Playadito, cooperativa Liebig, con su marca Playadito.

-Pero Liebig está reconocida por los productores como una cooperativa que paga el precio, paga en tiempo y no así Las Marías.

Pregúntele a los productores que les vende a Las Marías, a ver qué le dicen…

-No, no… por eso le digo, porque me han dicho eso, ellos mismos…

Las Marías tiene muchos proveedores que le proveen de forma directa o indirecta y que tienen buena relación con la empresa y que están satisfechos con lo que la empresa les propone. Son situaciones que muchas veces, hay dirigentes o pseudo dirigentes que opinan sin conocer debidamente de lo que están hablando.

-Bien, hay como una historia, le iba a decir… y en esa historia, generalmente hay algunas unas poquitas empresas que siempre ganan, cualquiera sea el contexto económico y los productores dicen, “nosotros, no siempre” y el instituto nos representa en el sentido que, los ayuda a ellos a equiparar las fuerzas con empresas tan poderosas como Las Marías o Rosamonte.

Reitero, eso me parece que es una visión que está bastante equivocada, hoy las empresas en general tienen problemas, financieros, por ejemplo. El sector está muy endeudado, hace poco salió una nota que está muy bien elaborada, que está con información objetiva y que demuestra que uno de los problemas que tiene la cadena en general es el nivel de endeudamiento, en un momento en que el país en que las tasas de interés son muy caras. Y eso es hoy, por ejemplo, uno de los costos más altos que tiene que soportar la industria. Tiene que comprar la materia prima, transformarla, ponerla dentro de un paquete, venderla y cobrarla a 90 días. El ciclo de vida de eso es de casi un año y eso hay que financiarlo, básicamente, con endeudamiento bancario.

-¿Y los productores qué tienen que ver con ese endeudamiento?

Porque el productor en definitiva participa en esa cadena y como participa de esa cadena, cuando vende hoja verde o que se transforma en yerba mate canchada, después o en yerba mate elaborada, no es un producto que se tranza rápidamente. Sino que tiene todo un periodo hasta que se recupera el ingreso, en el medio, todos participamos en ese negocio y cuando el circuito del movimiento de los ingresos y del dinero no es lo suficientemente dinámico lo que ocurre, es lo que viene ocurriendo en los últimos tiempos, es que los plazos en los se pueden ir pagando la materia prima, se van extendiendo y se van demorando.

-¿En qué momento se empezaron a endeudar estas grandes industrias, que fueron nombradas en este medio que ud nos dice?

No sólo grandes, están endeudas grandes, pequeñas y medianos y todo tipo de industrias. Básicamente, el endeudamiento más complicado nace con la intervención del precio por la Secretaría de Comercio, cuando era secretario Guillermo Moreno, en la cual, las empresas empezaron a tener problemas de rentabilidad, no tenían márgenes, en ese momento lo que tenían que hacer para adquirir materia: endeudarse. Y, no pudieron trasladar el precio de su producto, por la propia regulación que hacía en forma arbitraria, la secretaría de comercio y tuvieron que mantener ese nivel del endeudamiento arrastrado hasta ahora.

-Bien… ¿y la manera de salir de ese endeudamiento es la desregulación del precio?

No, no creo que tenga que ver necesariamente con eso. La salida del endeudamiento básicamente va por mejorar las condiciones de rentabilidad de toda la cadena, y a su vez, por conseguir algún mecanismo de financiamiento que tenga tasas mucho más racionales con lo que es el circuito del negocio de la yerba.

-La salida del endeudamiento de las empresas ¿cómo va a afectar a los productores, va a tener un efecto?

Y sí, en la medida en que la cadena tenga menos endeudamiento… Siempre es necesario el acompañamiento financiero porque es parte de cualquier economía, esté alineado con las tasas de interés y con los costos que la actividad pueda asumir, eso va a generar una mejora para todos porque va a hacer que los pazos en que se pueda comprar la materia prima sea más cortos.

-No se va a pagar a ciento y pico de días, como hasta ahora…

Probablemente no.

-Antes se pagaba en tiempo y forma ¿qué pasó que comenzaron a pagar en plazos tan largos? Algún sector dijo que, es porque estaban apostando a las Lebacs (las industrias).

No. Hoy, te puedo asegurar, que las industrias yerbateras no tienen excedentes como para apostar a las lebacs y ningún instrumento financiero. A aparte tampoco tendría sentido porque en realidad, cuando uno se endeuda y paga tasas activas, paga tasas más que cualquier instrumento financiero de colocación, así que estaría haciendo un mal negocio. En realidad, uno siempre recuerda el pasado en forma distorsionada, yo no recuerdo mucho que en estos años se haya pagado la yerba al contado, en general, los pagos de la materia prima se establecieron en plazos y varían de acuerdo a la situación económica de cada momento y financiera. Hubo momentos en que hubo mejores instrumentos para financiarse, por ejemplo, a través del Warrent, hoy esas tasas son muy caras y no hay líneas de ese tipo. Y en otros casos, hubo años en que la Argentina, la tasa de interés era negativa, estaba por debajo de la inflación real, entonces, obviamente el peso era distinto.

-Muchas críticas al gobierno anterior y a sus funcionarios, en este caso, Guillermo Moreno, pero ¿no cree que estaba mejor el mercado de la yerba; no le iba mejor?

Para mí, no.

-Le cuento que en Misiones crecieron muchísimos las plantaciones, hubo pocas manifestaciones en general.

No, para mí no es así, además los datos objetivos que se tienen, tampoco muestran eso. En realidad, no..

-Al principio ud dijo que el INYM no es que cumple muchas funciones que sean definitivas, ¿realmente cree que es necesario esta institución?

Creo que sí, tenemos que tener una institución que reúna a toda la cadena es útil, tiene funciones que hay que reconocerlo, logros a través de la historia, como, por ejemplo, el ordenamiento de todos los registros. De toda la cadena, que tenía una deficiencia bastante importante, hay información estadística. Es importante el trabajo que se hizo en la parte de promoción de consumo, el marketing, ha hecho mucho apoyo, muchos planes de reconversión, muchos productores, prestadores de servicio, mejoraron las condiciones de la cosecha y a su productividad gracias a planes que desarrolló el INYM, en estos años. Creo que el punto de discusión está cerca de una cuestión que va más allá, que es, cómo se manejan, en los mercados, no sólo los precios, cómo se negocia en los mercados, hoy en día un producto como éste, que en el nivel primario es un commodity y que tiene siempre ciclos. Y esos ciclos son, parte de la característica de la producción.

-Ustedes creen que el instituto ni el Estado debe regular el mercado de la yerba mate…

Nosotros creemos que el Estado o el instituto tienen que trabajar para que las condiciones de operaciones de la economía sean transparentes, haya formalidad. Que todos tengan reglas de juego claras. Pero hay cierto tipo de mecanismos de intervención que no estamos de acuerdo.

-Para la molinería ¿cuál sería el precio que debería tener la yerba en este momento?

No hay un precio único para la yerba. Eso es otro (consideramos nosotros), de los errores que existen. En realidad, existen diferentes precios para diferentes calidades de yerba, que van desde la hoja verde, la yerba canchada y la yerba elaborada. Y muchas veces son, decisiones que corresponde, individualmente, a cada operador. Cada uno sabe cuánto quiere ganar por su producción.

-Cada sector tiene su interés, ¿cómo se pondrían de acuerdo los sectores (tareferos, productores, molineros y supermercadistas), cuando cada uno tiene su punto de vista sobre el mercado? ¿cómo harían para ponerse de acuerdo en precio, en políticas?

En políticas, si se discute abiertamente. Hay temas que pueden ser trasversales, que pueden mejorar a todos. Por ejemplo, mejoras en productividad, mejoras de logísticas, de costo, de costo financiero. Todo eso le beneficia a la cadena integralmente. Y cada uno, después tiene, sus propias áreas de negociación, por ejemplo, los trabajadores rurales. La negociación de su salario no tiene competencia ninguna con el INYM. La discusión de sus salarios pasa en otro ámbito, que es el de las comisiones asesoras regionales y en general a lo largo de los años viene negociando su salario de acuerdo a lo que considera las dos partes: patronales, empresas y trabajador consideran adecuado.

“Miles de productores quedaron afuera del Monotributo Social”

AGRO, CACHO BARBARO, DENUNCIA, MISIONES, RECLAMO, TABACALEROS

El Presidente de la Asociación de Campesinos Tabacaleros Independientes de Misiones (ACTIM), Héctor “Cacho” Bárbaro, solicitó al Secretario de Agricultura Familiar, Coordinación y Desarrollo Territorial del Ministerio de Agroindustria, Santiago Hardie, que arbitre medidas urgentes  para frenar el dramático impacto que ya mismo tiene en Misiones la reformulación del Monotributo Social Agropecuario a Costo Cero, categoría tributaria que va a… Leer más  »