Misiones como la puerta verde de la Argentina

TURISMO | miércoles 1 de noviembre de 2017


Consciente del impacto que tiene el turismo en la actividad económica y en la generación de recursos, esta provincia de tres millones de hectáreas, exhibe con orgullo, la potencialidad de su biodiversidad garantizada en más de un tercio de su territorio bajo distintas modalidades de protección ambiental: es un parque verde con más de la mitad de la biodiversidad del país, en ese terruño de tierra roja y verde selva.

Hoy, inserta en el mundo a través de la innegable carta de presentación que constituyen las Cataratas del Iguazú -reconocidas desde 2011 como una de las nuevas Siete Maravillas Naturales- y además, como epicentro de la Ruta Internacional de los Jesuitas -nucleando un amplio radio que abraza a Bolivia, Paraguay, Brasil y Uruguay-, Misiones se consolida ya con servicios de alta calidad y una fuerte oferta de naturaleza y también, de gastronomía.

En la Feria Internacional de Turismo que se realizó en Buenos Aires, en la puerta misma de entrada al predio por donde pasaron más de cien mil visitantes de al menos 45 países, la Provincia pudo anunciar que el Parque Nacional Iguazú superó el millón doscientos cuatro mil ingresos, los que permiten prever que este año romperá un nuevo récord de visitantes.

Las nuevas políticas aerocomerciales de Argentina también favorecen a la tierra colorada: ya no será necesario viajar indefectiblemente de cualquier punto del planeta hacia Buenos Aires, para recién después retornar a Misiones, sino que Puerto Iguazú, el punto argentino más cercano a los destinos emisiones de turismo del mundo, se prepara para recibir a los vuelos internacionales como puerta de entrada no solo al país sino a toda la región.

Tanto el sector público como el privado tienen claro que el turismo es un fuerte generador de empleo que puede impactar con fuerza en la economía local para reforzar dos ideas que desvela a la dirigencia política vernácula desde hace tiempo: la soberanía alimentaria de la provincia sin que avance la frontera agrícola por sobre el cordón de naturaleza protegido, que no es menor.

Misiones, o sus estandartes internacionales como su selva, las Cataratas, el conjunto Jesuítico Guaraní e, incluso, los Esteros del Iberá que si bien están en la vecina provincia de Corrientes, están muy próximos al aeropuerto de Posadas. Y, junto a los Saltos del Moconá, son otros dos fuertes atractivos que tiene la región, por sus características particulares: uno, como uno de los humedales más importantes de Sudamérica y el otro, por rodear de pura selva misionera al rarísimo salto que corre a lo largo del río Uruguay por poco más de dos kilómetros, cuando los demás saltos son perpendiculares a los cursos de agua.

Misiones también está muy cerca de otros fuertes atractivos turísticos de relevancia global: las ruinas de Machu Picchu en Perú y el Cristo Redentor de Río de Janeiro, reconocidos ambos como maravillas culturales de la humanidad, y también, cerca de otra de las Siete Maravillas Naturales del mundo como lo constituyen (con las Cataratas del Iguazú) el Amazonas, compartida por varios países de la América del Sur. Ventajas que están y que Misiones va a sacar provecho.

En este marco, la tierra colorada es uno de los destinos, sino el más fuerte, de referencia de la región. No extraña entonces que su promoción turística sea política de Estado, de gobiernos que entendieron que el turismo es una herramienta de transformación social, económica y ambiental donde confluyen todos los actores de este proceso: “los empresarios y emprendedores del turismo con sus Cámaras y Asociaciones; los sectores profesionales, el Estado Nacional, la provincia y los municipios”, como expresó el gobernador de Misiones, Hugo Passalacqua.

Es cierto que la declaración de las Cataratas del Iguazú como Maravilla Natural del Mundo, en 2011, profundizó la potencialidad de la actividad turística, incidiendo ya con más fuerza en la matriz económica provincial.

La Provincia, a partir de entonces, es un destino internacional pero potenció su fortaleza para destacarse también con otras ofertas para la región, agregando a los destinos ya consolidados campings, balnearios, complejos recreativos y fiestas populares de toda su geografía, apostando al desplazamiento interno de los misioneros y como alternativa para el turismo de provincias y países cercanos.

Toda la enorme y variada propuesta, desde la selva y los conjuntos jesuíticos guaraníes o el Parque Temático de la Cruz, de Santa Ana, se consolidan también como productos turísticos transversales con bases en el desarrollo sustentable, mientras va potenciando nuevos productos de desarrollo, como la reconocida gastronomía regional, la observación de aves, la nueva ruta náutica para cruceros de distintas envergadura y hasta el turismo de reuniones, por citar algunos ejemplos que vienen a dar respuestas a la multiplicidad de segmentos con sus distintas demandas.

Misiones siempre exhibió el cuidado y preservación de la ecología y los recursos naturales renovables como potencialidad incluso para que Argentina se muestre como productor de servicios ambientales: el 52 por ciento de la biodiversidad Argentina esta acá, bajo la tutela del pueblo de Misiones. Este privilegio está a disposición del mundo.

Estas particularidades pudieron conocer los miles de visitantes que recibió el stand de Misiones en la Feria Internacional de Turismo, reforzada con la presencia institucional de Puerto Iguazú en el sector internacional de esta muestra, la más importante de América Latina y una de las referentes indiscutidas del mundo.