Marcha contra los tarifazos

CRISIS | viernes 18 de enero de 2019


Este jueves, las organizaciones sociales, políticas y gremiales que integran la Coordinadora Provincial de Trabajadoras/es en Lucha, llevaron adelante acciones contra los aumentos desmedidos de los servicios públicos, y volvieron a exigir la retracción de los mismos, en un contexto de ajuste y crisis que golpea cada vez más salvajemente a las economías domésticas de la clase trabajadora. La jornada de lucha se desarrolló en varias localidades.
En Apóstoles, a primera hora de la mañana, más de 2000 personas se movilizaron a la sede de la Cooperativa de Servicios Públicos, a la oficina de Emsa y al Concejo Deliberante. Además de manifestarse, las organizaciones de la Coordinadora -en Zona Sur ATE, CTA Apóstoles, Movimiento Evita, Corriente Clasista y Combativa y el FOL- entregaron petitorios en las dependencias mencionadas.

«Repudiamos los aumentos en todos los servicios, porque en Apóstoles la Cooperativa aplica aumentos; pero no garantiza el agua en todos los barrios. No se cumple con el derecho esencial del acceso al agua; Emsa también aumentó terriblemente la energía eléctrica, y el transporte público cuesta más caro, a pesar de que el Municipio subsidia con fondos públicos a la empresa prestaría que es Río Uruguay. Mientras tanto las familias en los barrios no pueden pagar los servicios y pasan penurias», subrayaron desde la Coordinadora.

Bronca en Garupá y Jardín América
En Garupá, la Coordinadora realizó acciones de protesta contra los tarifazos, concentrándose frente al edificio municipal, donde se hizo entrega de un documento dirigido al intendente Luis Ripoll (FR).»Ustedes como representantes del pueblo y de la Renovación deben velar y gestionar a favor de los intereses del pueblo y no de las empresas prestatarias de los servicios básicos. El agua es un derecho humano contemplado en los tratados internacionales. Y en todos nuestros barrios el servicio es caro y deficiente y muchas veces nulo. Hay niños y ancianos, discapacitados, con temperaturas que superan los 40 grados que muchas veces son privados del suministro de agua», enuncia parte del petitorio entregado a la Comuna.
Las organizaciones intimaron a la Comuna a gestionar y resolver los problemas de la provisión de agua en Garupá, en 15 días; caso contrario “volveremos y acamparemos aquí hasta que sea necesario. No permitiremos que jueguen con la necesidad básica de la gente», advirtieron.
En Jardín América, la Coordinadora reunió a más de medio millar de personas. “Es una marcha contra los tarifazos, la suba de la luz que es impresionante, cada familia está pagando alrededor de 3000 pesos, también el agua aumentó y viene sucia, insalubre, y a veces ni siquiera sale con buena presión», señalaron desde la marcha que encabezaron el Movimiento Evita, la CCC, y Seamos Libres.

«El pueblo no aguanta más los aumentos de tarifas»
También en Candelaria, Santo Pipó y múltiples puntos de Posadas se realizaron protestas con marchas, ollas populares, bloqueos y manifestaciones, que sintonizaron con lo que ocurrió también en cientos de ciudades argentinas. “El pueblo está harto de tanto robo con las tarifas, ya no se pueden pagar más, y si los que gobiernan y toman decisiones no recapacitan y escuchan estos reclamos, seguramente la conflictividad irá en aumento porque la situación es muy grave», sostuvieron los dirigentes de la Coordinadora.

«Están tocando la olla de nuestros chicos»
Desde la puerta de entrada de vehículos de la Empresa Tipoka, la militante social Paula Aválos, de la agrupación Mujeres Valientes, indicó que “los políticos creen que está todo bien, y la gente ya no aguanta más las subas de las tarifas. No es la primera ni la última protesta, porque en los barrios estamos sin agua y sin luz, son cuestiones básicas para vivir. Ante los «incrementos desmedidos en las tarifas de los servicios públicos, y la inflación constante, ahora no sabemos si vamos a poder mandar a los chicos a la escuela. Ni una mochila podemos comprar. La gente va perdiendo el miedo a la protesta, porque la situación económica es insostenible. Están tocando las ollas de los chicos, por eso cada vez somos más los que salimos a la calle a manifestar nuestro descontento».
Además de las organizaciones sociales y sindicales, se sumaron a las acciones de lucha partidos políticos como el Partido Agrario y Social, el Partido Obrero y el PCR.

“Que el Estado ponga materiales y los vecinos la mano de obra”
La dirigente de la CCC, Graciela De Melo estuvo en la protesta de Apóstoles, y calificó de “pueblada” a la acción desarrollada. “La necesidad que existe en los barrios con el tema del agua es terrible. Le estamos exigiendo al Municipio que la red de agua llegue a todos los barrios. Que el derecho se garantice y se hagan cargo de la responsabilidad que tienen y que asumieron ante el pueblo.
Propusimos a la cooperativa y al municipio que pongan los materiales y los vecinos pondrán el trabajo, la mano de obra. Además estamos exigiendo la retracción de las tarifas de energía y de transporte. Hay familias que cuentan apenas con una heladerita y están teniendo facturas de luz de 5000 pesos. Los barrios están viviendo cada vez más pobreza», cuestionó De Melo.

«Con la lucha aumenta el grado de conciencia del pueblo”
El secretario general del Movimiento Evita y la Confederación de Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), diputado Martín Sereno, expresó que “los servicios son derechos, tanto el agua, como el suministro eléctrico y el transporte deben estar garantizados, sin embargo, estos Gobiernos, tanto el nacional, como el provincial y los municipales, los consideran y tratan como mercancía».
Sostuvo que «es inaceptable que la provisión de estos servicios, dependa de la capacidad económica de las familias. No puede ser que hoy se tengan pagar facturas de 3000 o 5000  pesos, o facturas de agua que son cuantiosas. El transporte absorbe una proporción muy grande del salario del trabajador, en el caso de que se cuente con un trabajo, y que así se restrinja la utilización o el goce de uso de estos derechos a las grandes mayorías. Hoy las protestas que tuvo esta Coordinadora que trabaja desde hace un año y medio mostraron el descontento y la conciencia popular de que los servicios son un derecho. Hay un avance en el grado de conciencia del pueblo que es para destacar. Esperemos que haya una lectura pronta y cabal de lo que está expresando el pueblo para dar soluciones concretas”, remarcó Sereno.

Muestra del hartazgo
Desde el FOL manifestaron que “hoy en Apóstoles dimos una muestra contundente del hartazgo del pueblo, de la bronca que hay en los barrios ante las tarifas que ya no se pueden pagar, pero también por la falta de servicios básicos como el agua, que escasean en los barrios. Fuimos a manifestarnos ante los responsables directos que son la Cooperativa, Emsa y el municipio y a exigir respuestas para estos problemas que son urgentes, no pueden esperar.
Celebramos esta unidad aquí en el sur de la provincia donde el sufrimiento del pueblo también cada vez se hace más grande”.

¡Basta de ajuste!
En tanto, desde la CTA Apóstoles aseguraron que “la gente no está dispuesta a seguir padeciendo tarifazos y malos servicios,  a estar privada del derecho al agua, mientras por ejemplo, se subsidia a grandes empresas que de todos modos aplican tarifazos como es el caso de la empresa prestaría de transporte público en Apóstoles.
Los trabajadores y trabajadoras decimos basta a este ajuste, y este verdadero castigo de los Gobiernos hacia el pueblo. Apóstoles está despertando y estas marchas que no eran habituales van creciendo al ritmo de la bronca de la ciudadanía. Señores representantes, tomen nota”, advirtió la dirigente María Alvez.