«La producción aumentó pero el número de agricultores disminuyó”

EDUCACION | miércoles 28 de agosto de 2019


 De esta manera ilustra la situación del agro en Misiones el investigador, docente y dirigente social Víctor Rosenfeld tras participar de la construcción de Mapa Socio Ambiental, el 26 de julio pasado, en Eldorado, convocado por la Red de Agricultura Orgánica de Misiones y la Fundación Rosa de Luxemburgo.

El Mapa visibiliza conflictos y actores involucrados que resisten al avance de los agronegocios, a la concentración de la industria de la alimentación, y para el caso de Misiones se advierten como temas preocupantes el plan de maíz transgénico que trae el Gobierno de la Nación con la corporación Maizar, y los datos provisorios del último Censo Nacional Agropecuario que muestran una marcada disminución de agricultores.

“De acuerdo al último censo, datos provisorios del año pasado, Misiones hoy tiene 22 mil productores cuando antes estábamos en 28 mil; o sea, en 16 años han desaparecido  6 mil productores en esta provincia y 40 mil en toda la Argentina”, manifestó Rosenfeld.

“Lo más probable es que hayan desaparecido los pequeños y medianos productores. ¿Por qué digo esto? Porque son los que están vinculados a cultivos perennes como el té y la yerba, y si miramos los datos que teníamos antes y tenemos ahora en estas plantaciones, vemos que el Instituto Nacional de la Yerba Mate dice que hay 8.500 productores de yerba cuando durante muchos años hablábamos de 17 mil productores, y con el cultivo de té sabemos que habían 9.000 productores en el 2002 y ahora hay 4.500 productores”, observó. “Lo llamativo –continúo- es que en todo este tiempo ambas producciones han mantenido o aumentado su producción, en el caso del se té se ha duplicado la cosecha y el número de productores ha disminuido, o sea se visibiliza una mayor concentración de las producciones”.

Rosenfeld aclaró que “esos son datos provisorios y hay que investigar más para sacar mejores conclusiones, algo difícil porque no están todos los datos”.

Sobre el impulso al maíz transgénico en Misiones, donde el Gobierno de la Nación prevé lograr 250 mil hectáreas con este cultivo, el investigador en temas agrarios sostuvo que no es sostenible para pequeños productores (como proponen) por las condiciones geográficas y por los costos que implica cumplir ese objetivo: “El plan significa multiplicar por nueve o por diez el maíz que se está haciendo hoy en Misiones. Es una apuesta muy riesgosa para los pequeños y medianos productores porque implica una gran inversión con posibilidad de producción limitada por el tipo de terreno y superficie de explotaciones que tenemos. No tenemos condiciones para hacer lo que se hace en la Pampa ni en precio ni en costos”.

Rosenfeld alertó además que es “muy riesgoso que nuestros productores pasen a depender de un cultivo anual como el maíz; ya tuvimos la experiencia de la soja, Misiones fue la principal provincia productora de ese grano en la década del 70 y hoy prácticamente no existe aquí. El maíz puede andar bien en las tierras que están del límite de Corrientes hasta Bahía Blanca”.

¿Hay riesgo para la yerba?

 “Hay que proteger a la yerba mate de los transgénicos”.  El reclamo se repite con fuerza ante la decisión política del Gobierno de la Nación de impulsar maíz transgénico en Misiones, y fue expuesto en el Mapa Socio Ambiental  por el dirigente agrario Hugo Sand, integrante de la Asociación de Productores Agropecuarios de Misiones (APAM) y del Frente Kaapuera.

“Nuestra Ilex Paraguariensis no admite cosecha mecánica y sólo crece en suelos rojos profundos. Si este patrimonio genético es alterado, por empresas locales o extranjeras, y obtienen una nueva variedad que acepte la cosecha mecánica o se adapte a otros suelos,, los agricultores de Corrientes y Misiones perderíamos la exclusividad de este cultivo, no estaríamos en condiciones de competir y miles de obreros rurales serían sustituidos por maquinarias, quedando sin trabajo, como ya ocurre con el cultivo de té”, alertó Sand.

El dirigente agrario observó las consecuencias de una posible transgénesis en la yerba mate, una de las producciones más importantes (social y económicamente) de Misiones.  “Si la genética avanza en la planta de yerba mate, el efecto será devastador (para Misiones)”, enfatizó. “Esa nueva planta seguramente con su polen podrá fecundar a otras especies de Ilex y no sabemos lo que puede suceder; perderemos soberanía los productores de Ilex Paraguariensis porque la empresa que logre patentar, registrar esa nueva semilla, va a tener el monopolio, va a haber mayor concentración de capitales y mayor desplazamiento de los obreros rurales porque seguramente van a avanzar sobre la cosecha mecánica”, reiteró haciendo referencia al posible escenario.

Agricultura familiar, medular en la nutrición y buena salud

“La salud se construye, se mantiene o se pierde socialmente, no vivimos aislados como sujetos y para entender qué nos pasa es importante contextualizar con la cultura alimentaria de cada pueblo. Por eso, perder las semillas nativas y criollas es perder muchos años de historia de prácticas agroalimentarias, es perder salud.  Hablamos de la tridimensionalidad del concepto de nutrición (biológica, social y ambiental) y su vinculación con sistema de producción local”.

Así fue abordado el tema por la nutricionista Florencia Orlando durante la construcción colectiva del Mapa Socio Ambiental.

En el lugar, fueron identificados, por zonas geográficas, los alimentos que producen familias y cooperativas, como maíz (14 variedades), mandioca (9 variedades), zapallo, calabaza, papa del aire,  huevos, miel,  yerba mate,  te negro y verde, batata, poroto, palta, banana,  mango, maracuyá,  cítricos (naranja, limón, mandarina y pomelo), mamón, sandia, melón, durazno, pepinos, moringa, stevia, azúcar de la red cañera, , arándanos y rosellas, frutales nativos, ananá y maní, brotes de tacuara en conserva, jengibre, hongos. También, 145 especies de plantas para la salud que actúan benéficamente en el sistema circulatorio, piel, en la salud sexual y reproductiva, en los sistemas renal y digestivo, en todo el cuerpo. Todo está en el monte.

“Estos alimentos se producen de manera natural, asociando cultivos y obteniéndose de cada cosecha las semillas que serán replantadas año tras año. Son destinados al autoconsumo, a ferias  francas y al mercado concentrador, y se comercializan  en provincias como Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos, en la Patagonia,  y países como Ecuador, Colombia, México  y en otros continentes como ser Asia, Europa, Australia”, destacó la nutricionista.

Por el modo en que se producen, estos alimentos colaboran con la biodiversidad genética y cultural de los pueblos; embellecen los paisajes y entornos naturales; atraen aves, polinizadores; colaboran con los diferentes ciclos del agua, con los minerales (potasio, calcio, fosforo entre otros) y sustratos naturales que necesitan los diferentes reinos (plantas, animales y hongos) para crecer saludables. Todo esto en el marco de una economía circular para que luego formen nuestras comidas, de manera local,  estacional, segura, sabrosa,  histórica,  económica, saludable; comidas que se transmiten de generación en generación como parte del patrimonio tangible y cultural de los pueblos.

“Las semillas y las demás formas vegetativas son la base de la alimentación, y si durante miles de años fueron domesticadas y mejoradas por los agricultores, no podemos permitir que ahora ingresen a Misiones (a través de un acuerdo entre gobierno o gobiernos y empresas trasnacionales) semillas transgénicas”, advirtió, al tiempo que invitó a “repensar un plan alimentario para Misiones que incluya una reforma agraria (para evitar extranjerización de las tierras)  y que acompañe con presupuesto a los agricultores familiares agroecológicos y a quienes protagonicen una transición hacia un modelo libre de agrotóxicos; un plan agroalimentario en función del reordenamiento territorial, que prohíba el ingreso de semillas transgénicas y con exenciones impositivas para quienes producen alimentos sanos y cuidan el monte; que contemple cuidar los limites de las áreas protegidas, las comunidades indígenas, y evitar los desalojos de campesinos e indígenas de sus territorios”.

La escuela de Robótica firmó un convenio con 25 de Mayo

Ciencia, EDUCACION

Se realizó la firma de Acta de Acuerdo entre La Escuela de Robótica – línea Suma tu Escuela -, la Escuela de Comercio N° 11 de 25 de mayo, el Ministerio de Educación y Marandu Comunicaciones. Durante la firma estuvieron presentes, el Director del Proyecto Suma tu Escuela, Hernán Insaurralde, la Directora Técnico Operativa de la Escuela de Robótica Carola… Leer más  »