Exposición de cuadros en Hotel de Iguazú

CULTURA, SOCIEDAD, TURISMO | miércoles 31 de octubre de 2018


En la reserva ecológica de 600 hectáreas de la ciudad de Puerto Iguazú, conocida como Selva Iryapú, los turistas tendrán la posibilidad de vivir una experiencia sensorial completa gracias a un acuerdo al que llegó Selvage Lodge con Ernesto Engel y “Chiquitina” Engel. Veintidós obras, desde el pasado fin de semana, engalanan salas comunes y habitaciones del hotel en el corazón del monte.

Los artistas fueron convocados por la gerente de Selvaje Lodge, Martina Alejandra Bustos, responsable de conducir el último proyecto de la cadena nacional Tándem Hoteles. Tras una serie de reuniones y viajes, las obras de Ernesto fueron ubicadas en los espacios comunes y las de Chiquitina en las habitaciones. La responsable del establecimiento explicó que las obras estarán a la venta y podrán ser adquiridas por los turistas para, de esa forma, tener la posibilidad de llevarse “un pedacito de la experiencia Misiones”.

Con una propuesta que apunta a un turista de alto nivel adquisitivo, que busca una atención diferenciada, calidad en la atención y una experiencia sensorial completa, Selvaje dispone de instalaciones que dan la sensación de estar alojado en las copas de los árboles. Con toques especiales en arquitectura y el restaurant Green Mandioca que dispone de una carta que se basa en alimentos que son adquiridos a productores locales, resalta la comida autóctona y muy regional. La introducción de las obras plásticas en las instalaciones completa la “experiencia Misiones”.

Martina explicó, “tenemos 22 obras, 10 de Ernesto y 12 de Chiquitina. La idea es que los huéspedes no se lleven sólo la visita a las cataratas, sino que se puedan llevar un pedacito de Misiones, de la cultura, y justamente estos artistas tienen obras que hacen que la gente se pueda conectar con la cultura de la provincia”.

Las diez obras de Ernesto Engel pertenecen a la serie “Güembé”, en la que predominan los colores verdes, azules y naranjas. Con un estilo que, según el artista, “busca reflejar lo que veo, transformado desde mi propia percepción”, la serie da cuenta de la frondosa vegetación autóctona de la provincia de Misiones. Las piezas generan en el observador una sensación de tranquilidad y exhiben la opulencia de la selva paranaense, que acompañan la experiencia de alojarse en el corazón de la selva Iryapú.

Es la primera vez que las obras de Engel se exponen con fines comerciales en un hotel. Si bien en distintos puntos de la provincia, y en especial de la ciudad de Puerto Iguazú, pueden verse obras expuestas hace tiempo, habían sido adquiridas para luego ser utilizadas en la ornamentación de espacios comunes. “Ha sido un largo camino para llegar a una oportunidad como esta”, comentó Ernesto Engel sobre el acuerdo con el lodge. Las obras de Chiquitina, que se diferencian de las de Ernesto en que expresan sentimientos y emociones internas, forman parte de la serie “Juegos Infantiles”.

Las piezas reflejan las costumbres de los niños “de los tiempos en que la industria del juguete no había alcanzado su desarrollo, que sucedió a mediados del siglo XX”, explicó la artista. Niños jugando “sin tiempo y sin espacio un picadito, al trompo, el barrilete, la bolita, la rueda, el aro, la soga, la hamaca y tantos otros que ya no son comunes” componen la serie que tienen la particularidad de estar compuestas con hilos de algodón teñidos con extractos de yerba mate. El sistema de obtención de los extractos tiene su origen en las tribus del norte del Brasil, “de la zona del Mato Grosso, que utilizaron esas técnicas en el teñido del algodón y fueron los jesuitas quienes las trajeron a nuestras misiones y a la provincia”, comentó Chiquitina.

Para lograr los contrastes y la escenificación, la artista utiliza sólo blanco y tinta negra. El monte, los sonidos, el paisaje, los alimentos, la producción local, la arquitectura y el servicio forman parte del entorno en que los turistas viven jornadas únicas al visitar las Cataratas del Iguazú. La incorporación del arte a las paredes del hotel termina de conformar un circuito socio-cultural, que permitirá a los visitantes del mundo completar -con un recuerdo que iluminará espacios en distintas ciudades del mundo- la “Experiencia Misiones”.