Estudiar en la Universidad Pública en tiempos de crisis. Todavía la esperanza esta puesta en la formación.

MUNDO UNIVERSITARIO | miércoles 21 de marzo de 2018


El 27 de marzo los estudiantes universitarios iniciarán un nuevo año de cursada, con alrededor de 5 mil ingresantes, entre la Facultad de Exactas y Humanidades. Muchos apuestan a la formación académica como una manera de salir adelante ante la crisis económica, aunque también, puede condicionar a la hora de permanecer en las aulas. En este contexto, cómo acompaña la institución a no aflojar.

Facultad de Ciencias Exactas, Químicas y Naturales. Ubicado en pleno centro de la ciudad de Posadas, tiene 14 carreras, entre ingeniería, profesorados y licenciaturas, más la Escuela de Enfermería que se encuentra en la Av. López Torres y Mariano Moreno. La institución lleva registrado alrededor de 3300 aspirantes, de los cuales 900 están inscriptos en Enfermería. Como segunda carrera más concurrida está Bioquímica con 250 ingresantes. Esta gran convocatoria se debe, en parte, a la modificación de la Ley de Educación Superior (24.521) del año 2015 de los artículos 2 y 7. En el que se estableció el fin de los exámenes eliminatorios en el ingreso, en todas las universidades nacionales. Recordemos que éste fue un proyecto presentado por la entonces, diputada Adriana Puiggrós (Frente para la Victoria).

Volviendo a Exactas, entre los jóvenes interesados se escuchó una inquietud muy fuerte hacia los diferentes planes y/o beneficios destinados al estudiante, a raíz del comunicado que hizo Nación sobre las posibles quitas o reducción de las mismas. En este sentido, Germán Freaza, presidente del Centro de estudiantes dijo “Todos los chicos que están ingresando vienen con una duda particular, que es, poder acceder a los sistemas de becas. Creo que este cambio que hubo sobre las becas Progresar, incentivó bastante a esto, ya que antes era un plan y ahora es un sistema de becas. La mayoría viene a preguntar por las becas”.

Germán Freaza Presidente del Centro de Estudiantes de Ciencias Exactas

Si bien, desde el Centro de Estudiantes junto con la Secretaria de Bienestar estudiantil se gestiona para las becas, Nación tiene la última palabra. De todos modos, siempre se cuenta con el acompañamiento del centro de estudiantes, “el mayor problema del ingresante es la autogestión al momento de entrar a la universidad” reconoce Freaza.

Elección de la carrera, permanencia y egreso: el fantasma de la deserción

Suele ser habitual que al inicio de una carrera los estudiantes nos sepan mucho sobre la carrera que eligen, no están seguros y optan por anotarse en más de una. Esto es posible en Exactas ya que los planes de cursadas son muy similares “el que más se anotó fue un chico que se inscribió a 5 carreas”, comentó sorprendido Freaza. Estas carreras suelen ser Farmacia y Bioquímica, como los profesorados en Matemática y Física.

La deserción más que un fantasma es una realidad, que cada vez se hace más fuerte. Pero, cuáles son las causas, seguramente que varias. En “Genética están uno o dos años con las tesis, en el caso de ingeniería química, que los estudiantes deben hacer sus prácticas con las empresas, los convenios no se activan, eso son los principales inconvenientes al momento de recibirse. Pero, el mayor problema se da en el ciclo básico de la carrera. Muchísimos chicos dejan la carrera, nosotros no sabemos bien, cuál es el motivo, por ahí no fue lo que quisieron, lo que esperaban. Nosotros lo ayudamos con clases de apoyo, estamos haciendo tutorías, los estamos acompañando para reducir ese número de gente que se va de la facultad”. Otro tema es la imposibilidad de tener varios horarios de cursada “hay carreras que conseguimos que tengan una franja horaria, como por ejemplo el profesorado de matemática y física que cursan a la tarde y eso posibilita al chico que pueda trabajar a la mañana, en el caso que necesite solventarse por sí mismo, pero en el resto de las carreras, no. Porque cursas a la mañana, cursas a la siesta, a la noche. Eso también es un limitante a la hora de la cursada y continuidad de la carrera. Una vez que tienen que trabajar, la mayoría opta por trabajar, más allá de becas la cantidad de becas que se otorguen, no es suficiente”, reflexionó el presidente del centro de estudiantes de la Facultad de Exactas.

Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales. Ubicada sobre calle Tucumán 1946, tuvo unos 2500 inscriptos entre las casi 20 carreras que ofrece dicha institución. Entre las carreras más convocantes se encuentran “Intérprete en Lengua de Señas Argentina”, con 400 inscriptos; Turismo con 300; Educación Especial con 250; Historia 240 y Bibliotecología (que promediaba los 30 alumnos) hoy está con 80 inscriptos. Este gran fenómeno se debe, según Cristián Díaz (docente y coordinador del programa “Programa de acompañamiento a las trayectorias formativas de los estudiantes”) al gran problema económico que estamos atravesando, “el contexto socioeconómico está muy difícil y todavía la esperanza esta puesta en la formación” como una herramienta que ayudará a obtener un trabajo.

También se adjudica al trabajo de comunicación e información que se vino realizando durante el año pasado a los estudiantes secundarios, “El año pasado si hubo una disminución en el ingreso, entonces desde el Programa hicimos un proyecto de extensión y empezamos a recorrer y a dar talleres en los 5° años, sobre el derecho de la educación superior”

Ya dentro de la Facultad, desde la Secretaría Académica Adjunta se crea el Programa de Acompañamiento a las trayectorias formativas de los estudiantes, más conocido como los “Tutores Pares”. Este voluntariado cuenta con docentes y alumnos avanzados, “que busca un mayor ingreso, permanencia y egreso del estudiante. Y para ello se busca diferentes estrategias para lograr eso. Uno de los momentos es en el ingreso, pero se trabaja durante todo el año. Y siempre se articula con las diferentes áreas de la facultad”, nos comentó Díaz, quien coordina este programa y es profesor del área de formación pedagógica de Humanidades.