«Estamos cerca de los 300 locales cerrados y el año pasado fueron cerca de 600»

ECONOMIA | miércoles 10 de julio de 2019


Carlos María Beigbeder, presidente de la Cámara de Comercio de Posadas, realizó una pequeña evaluación en la cual atestó contra la inflación que desmotiva el consumo.  Esto llevó, según indicó, a que sólo en la primera parte del año hayan cerrado ya cerca de 300 comercios en la ciudad capital de Misiones.

“Estamos cerca de los 300 locales cerrados y el año pasado fueron cerca de 600. Tenemos una base chica en Posadas, tenemos que estar pisando los 2.000 y pico de comercios por lo que es más preocupante”, detalló en diálogo con el programa Acá te lo contamos por Radioactiva.

Y agregó: “Yo creo que van a cerrar menos que el año pasado, porque se detuvo un poco la caída, pero es muy preocupante porque son familias que se quedan sin ingresos”.

De la misma manera, adujo que “no hay que olvidarse que venimos de una situación muy difícil de varios años de crisis. Lo más significativo es la tasa de inflación, el porcentaje de aumento en los productos hace inviables mantener los niveles de consumo y por eso se van cerrando negocios”.

Mirada positiva

A modo de apuesta positiva, Beigbeder explicó que la tasa de inflación y el dólar se encuentran estables.

“Si se mantienen así, vamos a terminar el año con un poquito menos inflación que es lo lógico”, dijo, al tiempo que añadió: “Los países tienen tasas del 3 a 5% anual y nosotros tenemos esas cifras por mes”.

“Todo eso repercute en la facturación, si se vendiera más no hubiese cerrado ningún negocio. Si los precios suben 60-70% y el sueldo se actualiza en 30%, no se alcanza a revertir la ecuación”.

En cuanto a una posible proyección, el comerciante también trató de ver el lado positivo y destacó que para fin de año quizás se termine un poco más estable y tranquilos.

“Voy a repetir lo que dijo Martín Redrado, creemos que se empieza a calmar la inflación y el dólar también, lo que va a contribuir a que no haya tanta inestabilidad”, manifestó.

Adujo asimismo que “por ahí tenemos el dinero, pero no sabemos qué va a pasar y preferimos no gastar, por eso es necesaria la estabilidad”.

“Hace dos meses que el dólar está tranquilo, las tasas también son un problema para las pymes.  Nos juega muy en contra este nivel de tasas, porque no nos permite reinvertir, se han desfinaciado muchas empresas. En esta línea, creo que para final del año vamos a estar un poco con los pájaros menos volados y más tranquilos”, concluyó.

Fuente: El Territorio