Enjambre de Moscas. Vamos a «ennegrecer la ceniza» con Silvia

LITERATURA | sábado 10 de agosto de 2019


Enjambre vuelve al ruedo con Silvia Barberini, desde Eldorado. Leerla es un manjar, sí, porque sus textos no sólo se «perciben por los ojos», se saborean en cada frase, en cada coma. Supo llevar adelante, junto con otros camaradas, el grupo literario «DementeAzul», que según ella ha sido «blanco de crítica, sobre todo por la academia misionera, con Posadas a la cabeza», del mismo modo en que ha sido un espacio amado por aquellos irreverentes de las letras, de aquí y de allá.

«(…) Lo que me sigo preguntando es ¿Por qué no puede matarse la ilusión de que la palabra, salva? Entonces si tengo que presentarme digo: soy escritora por elección desde antes de ser la que dice, hago, contenida en un medio social donde me llaman poeta, o sociedad donde me ficcionalizo», así  se presenta nuestra protagonista, quien en su rol de poeta, es dueña de un nutrido camino, que hoy nos disponemos a saborear.

Bio
Silvia Barberini nació el 18 de junio del 65 en Florida (Buenos Aires). Actualmente vive en la localidad misionera de Eldorado. Entre el 2004 y el 2013 fue parte del grupo literario Dementeazul, un evento social y cultural de gran magnitud que llegó a recibir 90 poetas. Se la puede leer en http://silviabarberini-irrecuperables.blogspot.com/ Parte de su recorrido literario:
– 2004  Se publica en formato artesanal el libro I-rrecuperables, Feria del libro Artesanal de Aristóbulo del Valle.
– 2009 Libro Folleto, edición artesanal, “Y ahora qué?” ( con esta obra recibe el Premio Embudo- Letras)
– 2010  TRAYECTO.DOC, Publicado por TH Rocha-Barrios Ediciones. Poesía.
– 2012 Este andar de rotos en bienvenida, Publicado por TH Rocha-Barrios ediciones. Poesía

De: ennegrecer la ceniza

1/
Vago alivio
de saberse espiral
brasa
a oscuro nublarte
cansada
de humo
a no sé, si habituada
profundos
 de paso
a lo que siempre
indefectible, falta
hacer puro de blanco
liviano
casi palpable
            a debe
 – debo,
no sé a quién, pero debo-
la llama
sobre arena o cemento,
hay que ennegrecer la ceniza!
 Ves
 la nube más blanca que corre, ahí!
Detrás de la que se advierte casi blanca
un estrato más bajo
enfilada de vientos
  rodará
a plano de negro, sin devenir
a gris, blanco
2/
Ennegreciendo,
en llama de verde
de sodio
lastre de hierro
o arena
en filo de mata
            Filio de tímida vida
bravo de gris
            no oscurezcas
            tu  probable final tímido
Que al filo infinito
de tímidos hijos
llegará la mujer
rendida de sol
a ceniza…

(Fragmento)

Por Mariela Roi.