Enjambre de Moscas. El «Dolor intelectual» de Flori Melnechuk

ENJAMBRE DE MOSCAS, LITERATURA | miércoles 1 de enero de 2020


Si bien la escritura siempre estuvo presente, no fue sino antes de toparse con la dramaturgia que ésta cobró mayor fuerza y prioridad. «Mi maestra me decía: Flori, ya dejó de ser un hobby, ahora tenés que escribir en serio y de alguna manera es lo que hago todos los días». Hoy la protagonista de este Enjambre número 25 es la histriónica Flori Melnechuk.

Sus escritos buscan la amalgama perfecta entre lo teatral y lo poético, además de incluir elementos de su propia experiencia: «En muchos casos incorporo elementos de mi vida personal, como por ejemplo, convivir con un diagnóstico médico (epilepsia) que modificó por completo mi vida. Y lo hago porque me gusta lo autobiográfico pero también porque creo que las mujeres debemos hacernos oír, del modo en que cada una elija, ya que creo que es una forma de sabernos hermanas y principalmente: que no estamos solas», nos dice nuestra protagonista.

BIO. Florencia (Flori) Melnechuk nació en el barrio «Tiro Federal» de la ciudad de Posadas el 22 de julio de 1988. A los 21 años comenzó a tomar clases de teatro, a los 23 emigró hacia Buenos Aires, donde siguió formándose. Al poco tiempo comenzó a escribir, ya no como un hobby, sino como algo más serio. Publicó para TXI (Teatro por la Identidad) la obra “Lo que brilla” (2014) (versión libre de la Masacre de Oberá/1936) y un monólogo poético titulado “La carga de Pandora” (2018) (una catarata de recuerdos e imágenes al rol de la mujer de clase media, esposa y ama de casa atravesada y afectada por el peso de su género y condición). Desde finales de 2018 lleva adelante la itinerante «Librería Amiga». En el 2019 participó de la Antología de PDM y es autora de «Medio Dios» (primer libro experimental de poesía) publicado por Raymond, además del fanzine Minar (Marzo 2019). Actualmente estudia Letras en la UNaM.

Dolor Intelectual

Me pongo paños fríos
en los moretones de las injusticias
mi pulso se acelera
algo de adentro quiere fugar
me siento un animal herido
no reconozco el lenguaje
ni las palabras para expresar
gemir
babear
correr hasta que estalle el pulso
hasta romper algún organismo
romper lo propio
me pongo paños calientes
en las hernias
quiero calmar el dolor
reposar todo lo que soy
ser un gato en reposo
que vivencia el dolor
tardo mucho en recuperar
me gustaría ser un animal
vivir por instinto
ser salvaje, menos cobarde
lamer mis heridas
curarme
con mi lengua
sanar.

Por Mariela Roi