En Argentina la prisión preventiva es la regla y la libertad la excepción

DERECHOS, JUSTICIA | domingo 6 de mayo de 2018


El Dr. Hugo Zapana es vicepresidente del Colegio de Abogados de Misiones y nos comentó acerca de cómo es el sistema judicial en la Argentina y cómo afecta a la hora de impartir justicia.

En Posadas, sobre calle Santa Fé 1562 se ubica la sede principal del Colegio de Abogados de la Provincia de Misiones y fue creado el 30 diciembre de 1964. Su función radica en la habilitación profesional de los abogados (es de carácter obligatorio), además de llevar un control del ejercicio del mismo. Sus asociados cuentan con diferentes tipos de beneficios, que van desde descuentos en objetos de consumo, actividades de recreación, como capacitaciones destinadas a complementar su formación.

Dentro de este marco, también los días martes de 17 a 19 horas el espacio se encuentra abierto para quienes buscan algún tipo de asesoramiento legal. En este sentido el Dr. Zapana  comentó que “hay una especie de mito o tabú de que para acceder a la justicia se debe tener dinero, esto es una mentira y una verdad a medias, porque hay defensores oficiales gratuitos. Hace unos 300 años el Estado asumió el poder y el deber de impartir justicia, para terminar con el famoso “diente por diente” o la “Ley del Talión”. Creó, el Poder Judicial”.

La Justicia, el Poder Judicial y el Estado: Son conceptos anacrónicos

“La Justicia es un valor y el Poder Judicial es una obra del hombre. La justicia es un valor perfecto” ¿es utópico?, para el abogado esa es una postura extremista, pero “hay veces que cuesta alcanzarla o llega tarde. La justicia tardía no es justicia”, admitió.

Las primeras nociones de Estado, hacían referencia a Leviatán. Así fue como Hobbes caracterizó a aquel estado monárquico y absolutista, como el mismísimo monstruo bíblico. En contra posición a este modelo, surgió a partir de la Revolución Francesa, el Estado de Derecho. Y si bien marcaron un antes y un después en la historia del hombre, actualmente nos traen ciertos inconvenientes, aseguró nuestro entrevistado.

“Instituciones del Siglo XVIII son las que siguen vigentes en nuestro sistema judicial. Por eso tenemos ese trato, prácticamente de, súbdito a monarca: vuestra excelencia, vuestra señoría, palacio de justicia. Son conceptos anacrónicos que siguen arraigados. Decirle vuestra excelencia al Magistrado no es una muestra de respeto, es una muestra de sujeción a ese régimen monárquico”.

¿Qué hacemos para cambiar esto?

“Si queremos tener un Justicia Siglo XXI tenemos que tener un Poder Judicial Siglo XXI. Los colegios de abogados y docentes abogamos por ello. Pero para alcanzar esto, tenemos que modificar a los operadores del derecho. Hay que cambiar el chip e ir formando a los futuros abogados, jueces, con programas de estudio Siglo XXI”

Resultado de imagen para Justicia vieja

Un ejemplo concreto de que tenemos una justicia atrasada, es cuando un juez mantiene preso a alguien acusado de algún delito. Pero como no hay pruebas suficientes, el acusado pide la excarcelación y no se la dan porque FALTAN PRUEBAS, las que hay no alcanzan, pero en teoría hay más y el juez decide dejarlo preso hasta que se encuentren esas pruebas. El argumento es que, silo liberan, puede escaparse y entorpecer la investigación. ¿No les suena familiar?

“Argentina es unos de los pocos países del mundo donde la prisión preventiva es, prácticamente, la regla y la libertad la excepción. En otros países hay fiscales que investigan y acusan y hay un juez que garantiza todo ese proceso judicial”.

Dr. Hugo Daniel Zapana, vicepresidente del Colegio de Abogados Misiones y docente en la Universidad del Cuenca del Plata

Crisis institucional 

“Hay una crisis en todos los órdenes de la República. Porque cuando uno habla de la cosa pública (del latín res= cosa o asunto; publica= el pueblo), a la que todos deberíamos tener acceso, muchas cosas se manejan de manera esotérica, oculto, secretista. Como si fuera secreto de estado. Los juicios deberían ser públicos, orales, continuos y contradictorios…

Hoy en día está en boga los juicios abreviados, donde el acusado, su defensor y la fiscalía pactan una pena corta si el acusado admite el delito. Aquí se violan cientos de garantías y de tratados internacionales, porque la confesión no sirve como prueba. Entonces, ¿para qué sirve? Esto fue “creado” o impuesto en contra natura, para agilizar las tareas tribunalicias. Nunca se pueden hacer los juicios orales, porque no siempre hay o están los jueces para dictarlo. A mí me ha tocado presidir juicios orales donde se ha extendido más de un mes. Supongamos que le toque 12 causas de esas, hace 12 sentencias en un año, pero tienen 500 personas presas ¿cómo hace para agilizar?

Entonces se extrajo eso del derecho anglosajón, donde el fiscal negocia, declarate culpable y en vez de la pena de muerte vas a estar 80 años preso. Acá, si uno se sienta en un juicio oral le van a dar 20 y si van a un juicio abreviado le van a dar 10″.

Mariela Roi.

Tras pedido del PAyS avanzan con obras de alumbrado en el B° Barrio

DERECHOS, LEGISLATIVAS, PARTIDO AGRARIO Y SOCIAL

 Semanas atrás, el presidente del Bloque de Diputados del Partido Agrario y Social, Martín Sereno, reclamó en el recinto de la Legislatura provincial, la falta del suministro eléctrico para el barrio Belén de Posadas, después que su Proyecto de Comunicación fuera aprobado en la Comisión de Obras. “Creo que la Comisión de Obras y Servicios Públicos trabaja bien. Ya  sacó… Leer más  »