El ocultamiento del caso Santiago Maldonado

EDUCACION | lunes 28 de agosto de 2017


“Es muy difícil en la Argentina preguntar a quienes tienen el poder y conseguir una respuesta consistente y seria de sus responsabilidades sobre la desaparición de Santiago Maldonado”, sostuvo el periodista y analista de medios Hugo Muleiro, y explicó la iniciativa tomada por el colectivo Comunicadores de la Argentina (Comuna) para emprender una campaña internacional que interpele a los funcionarios nacionales por la investigación sobre la desaparición forzada del joven que acompañaba la protesta mapuche del 1ª de agosto pasado.

En su semanal contacto con el programa “Contala como quieras” de La 99.3 de Posadas, Muleiro contó que en razón de que “el ejercicio de la libertad de expresión real en la Argentina está acotado a unos pocos medios, en comparación con lo que son las grandes maquinarias de la información y la opinión, le escribimos a la Federación Internacional de Periodistas, a la Federación Latinoamericana de Periodistas y a federaciones nacionales de América Latina (con la excepción de México, porque nos pareció una falta de respeto pedirles ayuda a los periodistas de aquel país en la situación que ellos están pasando) pidiéndoles que cuando estén frente a un diplomático o un funcionario argentino, o incluso ante algún argentino famoso, le pregunten por Santiago Maldonado, como una forma de mantener el tema en agenda”.

El analista señaló esta semana la coincidencia de los columnistas Julio Blanck, de Clarín, y Joaquín Morales Solá y Pablo Sirvén, de La Nación, en destacar la fortaleza del presidente Mauricio Macri, “hasta preguntarse (en el caso de Sirvén) si estamos en presencia de un Supermacri, un hombre poderoso, enérgico, tomando decisiones corajudas”, con mucho elogio a las represalias que tomó el Gobierno contra la CGT después del acto del martes pasado, cuando empezó a despedir a funcionarios vinculados al sindicalismo.

Morales Solá llegó a decir que la convocatoria al Plenario General de la central obrera para el próximo 25 de septiembre es “una medida de desestabilización, porque vamos a estar por entonces a poco menos de un mes de las elecciones legislativas”. Al mismo tiempo, Eduardo van del Kooy desde Clarín protestaba por el caos causado por aquel acto en el tránsito de la ciudad. Y en líneas generales hubo una vuelta a la carga contra Hugo Moyano, de cuyas causas pendientes en la Justicia y otras acusaciones el establishment periodístico se había olvidado mientras el dirigente camionero se manifestó aliado al Gobierno nacional, señaló Muleiro.

Como punto extremo de esa editorialización a favor del Gobierno y en desmedro de la oposición que encarna la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el analista apuntó una columna de Julio Blanck (Clarìn) que habló sobre una encuesta anterior a las PASO del 13 de agosto último según la cual una tercera parte del electorado tendría disposición a votar a candidatos aunque estén sospechados de corrupción, y concluyó que “la evidencia de los actos de corrupción de CFK no sirve para quitarle los votos” que obtuvo en las primarias.

Seguidamente, Blanck enlazó esa situación con una enumeración de las comparecencias que el ex ministro Julio De Vido, el ex vicepresidente Amado Boudou, los hijos de la ex presidenta y la propia Cristina tendrán que hacer ante los tribunales federales, “casi como si le indicaran a ese comité de Cambiemos en Comodoro Py el calendario que deberá seguir de aquí a la fecha de las elecciones legislativas”.

En el audio que acompaña esta crónica, la entrevista completa con el periodista en torno a las líneas editoriales de los medios hegemónicos.