El Manifiesto Argentino repudia políticas represivas

OPINION | jueves 12 de enero de 2017


El Manifiesto Argentino se pronuncia ante la creciente violencia contra niños, jóvenes, pobres y comunidades originarias, y ante el debate acerca de la imputabilidad de los menores

Frente al evidente plan de naturalización de la violencia institucional, única forma que encuentra el gobierno macrista-radical para imponer sus políticas antinacionales y antipopulares y así mantener a raya a la creciente protesta popular, El Manifiesto Argentino repudia la brutalidad de todas las políticas represivas.

Desde que balearon a los chicos de una murga del Bajo Flores, en la CABA, y dos días después la Ministra Bullrich saludó a los gendarmes involucrados como a héroes de guerra, quedó claro que este gobierno aplicaría políticas repudiables e inhumanas, y que éstas afectarían especialmente a la infancia y la pobreza.

Y así ha sido: la sociedad asiste a espectáculos inocultables (a pesar de los esfuerzos del sistema mediático que protege al presidente Macri) en los que policías y gendarmes son especialmente violentos contra niños de las minorías, hijos de inmigranres y/o comunidades en condiciones vulnerables.

El Manifiesto Argentino deplora:

* que desde el gobierno macrista-radical se induce a gran parte de la sociedad a que no entienda que “ningún niño nace chorro”. Niños cuyas madres y padres están en emergencia ocupacional, viven en condiciones infrahumanas y/o en algunos casos en prisión, son niños cuyos derechos están vulnerados desde que nacen.

* que en la Patagonia policías y gendarmes atropellan y arrastran a niños y madres mapuches en medio de la feroz represión de su reclamo ancestral ante poderosos terratenientes extranjeros amigos del presidente.

* el brutal desalojo, en la madrugada del 5 de enero, del edificio tomado del ex Padelai en el barrio de San Telmo, donde la policía cercó varias cuadras y mediantes gases y golpes expulsó a más de 100 niños y 60 adultos que vivían allí precariamente. Esos chicos (algunos bebés) vivieron el día de Reyes más largo del mundo viendo desde la vereda y bajo un calor inhumano cómo se sacaban todas sus pobres pertenencias. Y pasaron luego más de 24 horas frente a una autocalificada “Subsecretaría de Fortalecimiento Familiar y Comunitario” esperando una solución para su situación de calle que sólo algunas pocas familias consiguieron.

* que los pibes de “La Garganta Poderosa”, meritorios adolescentes creadores de un medio y una red que visibiliza lo que pasa en sus entornos vulnerables, fueron torturados y siguen siendo perseguidos por las policías.

* que a esa violencia explícita se suma la violencia institucional que busca dejar sin futuro al Pueblo Argentino. El insensible y violento gobierno macrista-radical construye un país donde un kilo de leche en polvo cuesta más de 150 pesos y donde ya no hay ajuares esperando a los bebés de familias desposeídas: decenas de miles de Qunitas fueron incautadas con una excusa infame y se pudren en un depósito cuyo alquiler cuesta más de un millón de pesos por mes. Y no sólo no se distribuyeron esos kits: también se discontinuó toda la política de salud para las embarazadas que iba asociada. No hay abrigos, biberones ni juguetes de estimulación temprana, ni cambiadores para los hijos de los pobres. Incluso los libros literarios para bebés quedaron retenidos. Hoy ya no se distribuyen en las salas maternales, ni en jardines de infantes, ni para la educación primaria ni la secundaria. Se eliminaron los kits para armar ludotecas, y los ordenadores que ayudaban a cerrar la ominosa brecha digital. Se dejó sin financiamiento a las orquestas infantiles y juveniles, se eliminaron becas de estudio, cerraron los centros de contención de infancia y juventud que funcionaban los sábados en las escuelas, y encima aumentaron los impuestos y los servicios a las bibliotecas, a los clubes y a las salas donde funcionan talleres de teatro.

* que se deje sin formación gratuita y sin espacio de discusión salarial a los maestros. Los chicos así desamparados serán carne de la distorsionante y nociva televisión que entra agresivamente en todos los hogares del país, y ya ni siquiera encontrarán canales educativos como fueron Paka Paka y Encuentro, que este gobierno ha desvinculado del Ministerio de Educación y los desobligó de proveer contenidos relacionados con la escuela. Se discontinuó además el programa de Educación Sexual Integral, única vía que aportaba contenidos de prevención de violencia de género en la secundaria.

* que en el pasado invierno de 2016 aumentó el número de niños y ancianos enfermos y muertos por el frío, ante el aumento del gas y la ausencia del Estado. Madres, padres y tutores jubilados han perdido el derecho a asistir a sus familias con medicamentos gratuitos para patologías crónicas. Las escuelas por primera vez en muchos años no tuvieron recursos para ir a buscar y ayudar a los que dejaban de asistir por falta de abrigo o calzado. Y desapareció la importante política estatal de documentación gratuita.

El Manifiesto Argentino alerta que estas políticas de desprotección integral de nuestros niños y jóvenes seguirán profundizando la exclusión, dejándolos a merced de todo tipo de delincuentes y también de este gobierno desalmado que ahora pretende bajar la edad de imputabilidad ante los delitos. De hecho, está comprobado que la participación de adolescentes en delitos graves es ínfima en todo el país. Por lo tanto, la pretención de bajar la edad de imputabilidad en la agenda pública es un modo más de desviar la atención de los verdaderos problemas que aquejan a la ciudadanía y en particular a niños, niñas y adolescentes.

El Manifiesto Argentino rechaza todo proyecto de penalización de la infancia, y exige la restitución de todos los derechos cercenados a los niños y jóvenes de la Patria, el cese de toda violencia contra ellos, y la implementación de políticas de protección integral. Y también denuncia que la insistencia en la baja de la edad de imputabilidad es un modo de reforzar el aparato represivo del Estado, la selectividad del sistema penal y el control de los jóvenes pobres a través de la criminalización cada vez más temprana y más extendida. Un Estado democrático debe garantizar todos los derechos de la infancia y la juventud en lugar de profundizar las penas.

En la República Argentina, 12 de enero de 2017.

Junta Promotora Nacional Ejecutiva de El Manifiesto Argentino: Mempo Giardinelli, Roberto “Tito” Cossa, Fortunato Mallimaci, Alejandro Mosquera, Emilce Moler, Noé Jitrik, Adrián Paenza, Tununa Mercado, Luis Borda, Andrés Avellaneda, Fernando Basso, Arnaud Iribarne, Julio Rudman (Mendoza), Carlos D. Resio (Misiones), Natalia Porta López, Atilio Fanti (Chaco), Pedro Peretti (Rosario), Mónica Ambort, Graciela Bialet, Jorge Felippa, Juan Pablo Verguilla (Córdoba), Miguel Russo, Graciela Falbo (La Plata) y Carlos Bosch.