El diputado Bárbaro propone una jubilación especial para los guardaparques

POLÍTICA | lunes 21 de noviembre de 2016


A través de un Proyecto de Ley, el presidente del Bloque de Diputados del Partido Agrario y Social, Héctor Bárbaro, propone el Régimen de Ventana y Moratoria Previsional para el Cuerpo de Guardaparques de Misiones, que otorga un año de plazo para quienes se acojan a sus beneficios.

Está destinado al personal activo que se desempeñe como guardaparque en Misiones, y quienes hayan ejercido por lo menos durante diez años en forma continua y obtenido beneficios previsionales por regímenes anteriores. De aprobarse esta norma, le otorga el derecho a solicitar la adecuación del beneficio y acogerse a este régimen jubilatorio.

En el Proyecto de Ley del diputado Bárbaro acompañado por Martín Sereno -y con el aporte de los delegados gremiales de la Asociación de Trabajadores del Estado- recuerdan que la cuestión ambiental de Misiones datan desde hace más de medio siglo, donde se destacan la “Ley del Pino” en 1964, la creación de reservas forestales con la Ley 854 de 1977 y la Creación de la Cartera Ambiental, en 1984.

En la actualidad, hay unas 25 áreas de conservación con guardaparques asignados; pero más tierra a custodiar, aumenta también la necesidad de contar con más custodios. Este recurso humano requiere características especiales, como la capacidad y la voluntad de vivir en zonas aisladas y en ambientes rústicos, con conocimiento de algunos oficios como carpintería, mecánica y con conocimiento de maderas.

Reconocimiento a los baqueanos

Los primeros guardaparques son conocidos como baqueanos o prácticos, capaces de cruzar el monte traviesa “con un admirable sentido de orientación, saben leer indicios y señales que a las personas normales escapan y se orientan con distintos métodos, saben encontrar vertientes, arroyos y obtener agua de las plantas del lugar. Poseían la formación que la vida les había dado, perfeccionado por los años al servicio, saberes empíricos y voluntad con el cual sentaron las bases de nuestro Sistema de Áreas Naturales Protegidas”, dice el Proyecto de Ley.

Esos primeros agentes, incorporados en la década delos ochenta, tuvieron las condiciones laborales precarias y adversas: aislamiento geográfico, viviendas precarias, carencia de electricidad,  carencia de agua potable y otras condiciones insalubres como letrinas y baños sin instalaciones de agua caliente; falta de movilidad y de comunicación, entre otras condiciones. Respecto al trabajo, eran al menos 20 días contínuos y rotativos, por mes (hoy son de 14 días), entre una serie de condiciones por fuera de las normativas laborales.

Este tipo de trabajo fomenta el desarraigo familiar, la disfuncionalidad de su roles de padres y esposos y conlleva la pérdida de una vida social normal. “Trabajaron, y trabajan aún, bajo un régimen de explotación laboral que es necesario cambiar”, dice el Proyecto de Ley.

Reconocimiento

La iniciativa también recuerda el aislamiento físico y social que imponía el trabajo: algunos agentes afrontaron la pérdida del núcleo familiar; en otros casos se vieron afectados por ciertos vicios y la salud debilitada.

El guardaparque todavía carece de contención profesional en ese aspecto, y aunque han cambiado ciertas circunstancias, todavía se detectan los mismos problemas.

“Hoy existe la posibilidad de un reconocimiento que supere la mera retórica, la simple mención en un discurso o un párrafo, el reconocimiento genuino por su trabajo a personas que vivieron y trabajaron al margen de los derechos laborales, al margen de las zonas favorables, al margen de lo legal, que jamás pudieron hacer carrera administrativa y cambiar su escalafón y su categoría; un reconocimiento a aquellas personas que aislados en zonas geográficas distantes de la capital de la provincia, ni siquiera pueden hacer reclamos administrativos para solicitar un derecho laboral vulnerado, o mucho menos, seguir un tratamiento médico para mejorar su “condición de salud”.

Antecedentes y condiciones

Menciona como antecedente los alcances del Decreto 188 (donde el Ejecutivo instituye el Régimen de Ventana y Moratoria Previsional que comprende a los trabajadores que perciben sueldos estatales de Misiones; pero por las características y condiciones laborales en las que se desempeña el Cuerpo de Guardaparques consideran necesario impulsar un régimen especial.

La ventana jubilatoria y moratoria que propicia el Proyecto, comprendería a unos 16 agentes que cumplen con los requisitos y la implementación de este régimen sería un “reconocimiento y un acto genuino de justicia  de la Provincia para los primeros trabajadores de los Parques Provinciales de Misiones: cincuentones, sexagenarios, septuagenarios y hasta octogenarios, nuestros “viejos curtidos”, montaraces, que como comenzaron a trabajar de jóvenes aún no tienen la edad jubilatoria, o quizás alguien descubrió su perfil cuando ya eran mayores y ahora no tiene los aportes suficientes; pero aún así supieron durante muchos años de trabajo solitario, cimentar las bases mínimas de protección de la riqueza natural de la provincia y gestar en el colectivo de nuestra sociedad, la valoración de nuestras Áreas Naturales Protegidas”, expresan los legisladores del PAyS.

Beneficiarios 

Los beneficiarios deberán cumplir algunos requisitos para acogerse al presente régimen, como haber alcanzado los 55 años, y acreditar el cómputo como mínimo de 20 años continuos o discontinuos de servicios prestados en forma efectiva en la Administración Pública de la Provincia; quienes tengan como mínimo 50 años, y acrediten los años de aportes al régimen de acuerdo a la legislación vigente: con 53 años, 22 años de aportes; con 52 años, 23 años de aportes; con 51 años, 24 años de aportes; con 54 años, 21 años de aportes y con 50 años, 25 años de aportes.

Propone el haber previsional equivalente al 85% de la remuneración total correspondiente al cargo desempeñado al momento de la cesación definitiva en el servicio, incluyendo los adicionales por antigüedad, los no remuneratorios, los no bonificables y todos aquellos que se asignen al cargo en el futuro, cualquiera sea su denominación y aunque la antigüedad acreditada excediere del mínimo requerido para obtener ese beneficio.

En cuanto a las obligaciones de los beneficiados, establece que la solicitud de jubilación instituido en el régimen, implica la renuncia a reclamar por cualquier vía mayores beneficios que los que se acuerdan por esta Ley, e implicará desistir de cualquier acción o litigio que el solicitante tuviera contra el Poder Ejecutivo de la provincia, distribuyéndose en tal caso las costas por su orden.

Al efecto, el agente debe manifestar, la renuncia en forma expresa y con carácter de declaración jurada. La violación a esta norma dará pérdida o no otorgamiento del beneficio, dice la propuesta de la norma.

“Unidad, organización y militancia” Referentes políticos se reunieron en el Tokyo

POLÍTICA

Diferentes organizaciones barriales, jóvenes universitarios, militantes y dirigentes políticos confluyeron en la tarde del 17 de octubre en el club Tokyo para conmemorar el “Día de la Lealtad Peronista”. En un contexto político-económico y social difícil para la Argentina los referentes llamaron a la unidad del peronismo, siempre marcando que su límite es Macri. Desde  “Unidos junto al Pueblo”, organización… Leer más  »