Currás asume en Agricultura Familiar en medio de reclamos por la implementación de la Ley que da contención al sector

AGRO, POLÍTICA | lunes 27 de noviembre de 2017


Julio Currás, ex vicepresidente de Federación Agraria Argentina (FAA), es el nuevo director de Agricultura Familiar de la Nación. Asume en un contexto donde se reclama  la reglamentación de la Ley 27.118 de Reparación Histórica de la Agricultura Familiar.

Currás, un radical de buena relación con Ricardo Alfonsín, pasaría a desempeñarse en el área de Agricultura Familiar. De acuerdo a las versiones que están circulando, se haría cargo de una dirección nacional en el organismo.

Currás y Luis Miguel Etchevehere, el Ministro de Agroindustria de la Nación, se conocen de la Mesa de Enlace. Allí entablaron un buen vínculo, según fuentes consultadas. Por lo pronto, Currás respondería a Santiago Hardie, actual secretario de Agricultura Familiar, Coordinación y Desarrollo Territorial, que seguiría en el cargo.

 

Reglamentación de la Ley 27.118

En los primeros días de noviembre, la Cámara de Diputados de la Nación sancionó una nueva prórroga de la ley 26.160, que suspende los desalojos de pueblos originarios por cuatro años más. Al respecto, Erik Muñoz, secretario de Economías Regionales a cargo del área de Agricultura Familiar de Federación Agraria Argentina (FAA), expresó: “Esta semana ha habido dos avances en relación con la tenencia de la tierra: la prórroga de la ley 26160 y el freno al remate del productor de Río Negro, en el que FAA tuvo un lugar trascendente. Sin embargo, estos son logros parciales, ya que no alcanzan para llevar tranquilidad a miles de familias que siguen esperando la reglamentación de la Ley 27.118 de Reparación Histórica de la Agricultura Familiar y la prórroga del artículo 19 de esa ley hasta enero de 2021”.

“Es necesario que la sociedad y quienes legislan y gobiernan entiendan que la tierra para los agricultores familiares y comunidades aborígenes no es un bien inmobiliario, sino un bien social y un medio de vida. Que no se trata sólo de algo con lo que se lucra o no, sino de mucho más; para los agricultores familiares, la tierra es muy importante. Y nuestro país debe reconocer que la agricultura familiar está vinculada de manera indisociable a la seguridad alimentaria argentina”, explicó Muñoz.

Desde FAA, señalan que en los casos en que hay disputa por la tenencia de la tierra, los agricultores familiares “quedan a merced de la voluntad de un Juez, por no tener reglamentada la ley 27.118, que el Congreso ya sancionó”.

La ley 27.118 fue aprobada pero no ha sido reglamentada, por lo tanto no está vigente. La misma fue consensuada por todos los actores de la agricultura familiar: los campesinos, los pueblos originarios, las organizaciones y el Estado y su objetivo es lograr el desarrollo humano integral de los agentes rurales a través del impulso del empleo en armonía con el territorio; promover la igualdad y corregir disparidades de desarrollo regional; contribuir a la soberanía y seguridad alimentaria; fomentar la conservación de la biodiversidad y el mejoramiento de la calidad de los recursos naturales mediante un aprovechamiento sustentable; reconocer las prácticas de vida y productivas de los pueblos originarios; y lograr la regulación dominial mediante un programa específico y permanente para el relevamiento de las tierras de la Agricultura familiar y la conformación de una Comisión Nacional Permanente de regulación dominial.