Cada vez menos apoyo del Gobierno de Macri a la agricultura familiar

AGRO, POLÍTICA | martes 9 de enero de 2018


Renunció el subsecretario del área y se esperan más de 900 despidos en el Ministerio de Agroindustria, gran parte en esta dependencia. Desde que asumió Macri, se achicó Cambio Rural, se redujo el presupuesto y no hubo avances con la reglamentación de la ley de Reparación Histórica de la Agricultura Familia. Señales de vaciamiento de las políticas para los pequeños productores.

 

A través de la resolución Nº 1 del Ministerio de Agroindustria, se confirmó la renuncia, desde el 31 de diciembre pasado, del subsecretario de Agricultura Familiar de la Nación, Juan Manuel Pomar. “Con la misma, se torna cada vez más real el rumor que trascendió hace semanas de la eliminación de esta dependencia”, advierte la web El Enfitueta. Las direcciones que hasta 2017 respondían a Pomar pasarían a formar parte de la Subsecretaría de Desarrollo Territorial, quedando a cargo de Felipe Crespo.

 

Oscar Alloati, el único secretario de Agricultura Familiar que tuvo la gestión Cambiemos, fue el último de los funcionarios en asumir su cargo en la cartera agroindustrial y el primero en renunciar. Ya en diciembre de 2015 había manifestado su desacuerdo con los despidos de personal en las dependencias bajo su órbita y finalmente, en octubre de 2016, renunció junto al subsecretario debido a no contar con presupuesto para la ejecución de políticas destinadas al sector.

 

En marzo del año pasado fue cubierto el cargo de subsecretario por Juan Manuel Pomar, mientras que su superior directo quedó vacante hasta que dos meses después se confirmó en el Boletín Oficial la eliminación de la Secretaría. La misma situación parecería estar sucediendo ahora en un rango inferior.

 

Señales de alerta

 

Los programas destinados al sector de la agricultura familiar vienen reduciéndose cada vez más desde diciembre de 2015. El achicamiento de Cambio Rural, la falta de presupuesto para la Secretaría y su posterior eliminación, sumados a la falta de reglamentación de la ley de Reparación Histórica de la Agricultura Familiar desembocan en un vaciamiento de las políticas para este sector, que termina siendo asistido por el Ministerio de Desarrollo Social.

 

A fines de diciembre pasado, se conoció que el Gobierno de Mauricio Macri definió hacer recortes en el ámbito de políticas agropecuarias. Así, se supo que las tres subsecretarías de mayor peso político –Agricultura, Ganadería y Lechería- seguirían en el organigrama, pero hay dos que sufrirían severas modificaciones.

 

El primer caso se trata de un espacio que desde diciembre de 2015 sufre los embates constantes del oficialismo: Agricultura Familiar. En la última etapa del kirchnerismo, el referente del Movimiento Evita, Emilio Pérsico desembarcó en la cartera agropecuaria nacional y consiguió el rango de Secretaría para la mencionada àrea. Desde el macrismo se encargaron de recortar este espacio y borrar todos los rastros de Pérsico, a través de dos acciones: quitarle el rango de Secretaría y el desmantelamiento de las delegaciones de Agricultura Familiar en todo el país, con despidos incluidos. Ahora se sabe que renunció el subsecretario del área, Juan Manuel Pomar.

 

El otro espacio que sufrirá un fuerte ajuste es la subsecretaria de Información y Estadística Pública, a cargo de Rodrigo Bunge, que asumió en diciembre de 2015. De esta manera, la primera etapa de la citada reestructuración contempla el cese de cargos políticos en todas las dependencias de Agroindustria.

 

La segunda etapa del ajuste en el Ministerio de Agroindustria vendrá por el lado del personal, y se hará efectiva entre los meses de febrero y marzo de 2018. De acuerdo al informe que el ministerio de Modernización elaboró para todas las dependencias estatales, en Agroindustria deberán dejar sus puestos de trabajo 922 empleados, sobre un personal que asciende a 4.631 personas. Con esta reducción del 20%, la cartera contará con 3.709 trabajadores.

 

Estos despidos se producirán en casi todas las áreas, pero se concentrarán en cuatro espacios: las subsecretarías de Pesca, Agricultura Familiar, Desarrollo Forestal y el área de Recursos Humanos. La medida tendrá un fuerte impacto en las delegaciones diseminadas en el territorio nacional, como el caso de Pesca, cuyo efecto será visible en Mar del Plata, ciudad que sufre los embates del desempleo. En el caso de la sede porteña del ministerio, los mayores despidos se producirán en el área de Recursos Humanos.

 

Del total de empleados de Agroindustria, cerca de 400 pertenecen a planta permanente y el resto están contratados bajo Ley Marco o bien son monotributistas. El mayor peso de los despidos recaerá sobre las dos últimas categorías.

 

La concepción del sujeto campesino y del agricultor familiar como un actor marginal e ineficiente a quien se debe asistir y que no brinda ningún aporte a la producción de alimentos se ve materializada en estas políticas, pero además es confirmada en los discursos de los funcionarios. Hace algunos meses, el actual ministro de Agroindustria, Miguel Etchevehere, decía que el Estado debía dejar de financiar a sectores que llamó “ineficientes”, refiriéndose principalmente a los productores con menor margen de rentabilidad.

 

FUENTES: Infocielo / El  Enfitueta.

Buscan la inserción económica de las familias productoras

AGRO, MINISTRERIO DEL AGRO, PASSALACQUA

Enrique Hennings del Fondo Internacional de Desarrollo Agrícola (FIDA) y Daniela Raposo, de la Dirección General de Programas y Proyectos Sectoriales y Especiales de la Secretaría de Agroindustria de la Nación fueron recibidos por el gobernador Hugo Passalacqua y el ministro del Agro y la Producción, José Luis Garay, con quienes analizaron la puesta en marcha del Programa de Inserción… Leer más  »