Barrio Santa Cecilia: Familias hacinadas y con riesgo de contaminación

RECLAMO | martes 19 de septiembre de 2017


El barrio Santa Cecilia de Posadas, se encuentra en total abandono por parte del Estado. Las familias que lo habitan padecen con frecuencia enfermedades a raíz del hacinamiento, la falta de salubridad, por sus necesidades básicas insatisfechas y la indiferencia de los funcionarios responsables de ocuparse de madres, abuelas y niños. Todo el barrio sobrevive en medio de aguas servidas, desatención, falta de asistencia, y la promesa de relocalización que lleva cuatro años sin que se cumpla.
Una de las vecinas, Noelia Kouzuk, es madre de tres hijos, y con ella y su hermana que está en la misma situación, el diputado Martín Sereno (Partido Agrario y Social) recorrió el barrio Santa Cecilia. Ellas viven en una casilla muy precaria con paredes hechas de retazos de madera, pedazos de nylon.
“Así viven dos familias con ocho chicos en edad escolar; pero que como muchos niños del barrio debido al mal desagote que hay en las canaletas, y las zanjas y ante cada lluvia se inunda y desbordan algunas letrinas, padecen complicaciones respiratorias y de piel, entre otras veces”, señaló el legislador.
Noelia está desde hace más de tres años en el barrio, y su hermana lleva siete, y se cansaron de pedir al Municipio, al Ministerio de Desarrollo Social, golpearon puertas en todos lados y nunca recibieron nada, a lo sumo algunas promesas en épocas de campaña.

Seis chicos y tres camas
“Vivimos muy mal, somos muchos y estamos apretados, cuando llueve se inunda, las canaletas se llenan de basura, reclamamos en todos los lugares; pero nadie hizo nada. También pedimos camas y colchones, recibimos una sola vez. Tenemos seis chicos, y solo tres camas de una plaza. Mis hijos tienen dos, siete y diez años. Están llenos de granitos en la piel, por el tema de las cloacas, y viven con tos. Una vez en tres años pasaron por el barrio los promotores de salud”.
Los vecinos de Santa Cecilia necesitan que hagan limpieza, y saneamiento ambiental y ayuda porque hay gente que no puede comprar maderas y chapas. “Acá hay muchas canaletas, y a pesar de que ponemos tarimas, igual es complicado cuando llueve. Nos inundamos, no se puede salir. El barrio está muy abandonado, por eso queremos salir de acá, para los chicos no está bueno vivir así”.
Otra de las madres, Rocío Kouzuk, recibió la promesa de relocalización en su momento.

“Pero fue sólo una promesa o una mentira porque todavía siguen esperando, el barrio está cada vez más abandonado, cuando llueve desbordan las letrinas y los chicos se enferman porque se contaminan, viven hacinados. Siempre hablamos de igualdad de derechos y oportunidades pero acá en Santa Cecilia no hay igualdad con otros lugares”, destacó el legislador.

Se inunda permanentemente
En el Santa Cecilia, también vive Soledad con sus cuatro hijos, y como al resto de las familias, con muchas carencias. Las precarias casitas están plagadas de pasillos y se inunda permanentemente y termina pudriendo las maderas que hacen de paredes. Hay una desatención total del Estado y el trabajo del personal municipal brilla por su ausencia.
“Pedí varias veces que me ayuden, aunque sea con las tablas o con parte del techo, y sin embargo no recibo nada, además tengo a cargo a un hermano que tiene un retraso madurativo severo, y tampoco cuenta con ninguna asistencia, ni siquiera tiene certificado de discapacidad o pensión o nada, y desde el Estado nadie colabora”.
La vecina reclama chapas para su casa, todo, porque toda la madera está podrida. “Necesito maderas, chapas, lo que pueda conseguir para hacer mi casa. Cuando voy a la Municipalidad me dicen que no, porque estoy inscripta en el Plan Techo, y es verdad que alguna vez me dieron maderas para el techo; pero son de hace siete y ocho años, y ya se pudrieron todas. Entra el agua, la pared se está cayendo y se mojan las ropas de los chicos”.

“Mi hermano discapacitado duerme en el suelo”
Soledad tiene cuatro chicos, de 5, 7 y 9 años, y un hermano descapacitado. “Él no tiene nada, ni cama. Yo me arreglo con lo que puedo, pero tampoco me alcanza el salario de los chicos para comprarles todo. Tengo un colchón y lo extendemos en el piso para que duerma; pero cuando llueve no puede dormir en el piso. Necesita una cama y una pieza solo para él”.
Parece imposible que estas familias vivan de esa manera. “Los chicos se enferman porque cuando llueve se llena la canaleta y entra todo en mi casa, una gran contaminación.
A veces desde el Municipio vienen a arreglar la calle; pero necesitamos que abran las canaletas para que no entre más el agua, o que rellenen más. Que hagan algo que nos permita vivir dignamente”, reclama la joven madre.

 

San Vicente: Concejales del PAyS no aprobaron el Balance 2017

DENUNCIA, ECONOMIA, PARTIDO AGRARIO Y SOCIAL, RECLAMO, SAN VICENTE}

Tras el incumplimiento en la presentación en tiempo y forma del Balance 2017 por parte del Poder Ejecutivo Municipal, los concejales del Partido Agrario y Social (PAyS), no acompañaron con su voto. El concejal Roberto Rockenbach consideró que le correspondía abstenerse, en tanto Clelia Carballo votó en contra. Si bien la Carta Orgánica de la Comuna establece que la Memoria,… Leer más  »