Enjambre de Moscas. Lucía Pérez Campos y «La Mafia de la Noche»

ENJAMBRE DE MOSCAS, LITERATURA | sábado 6 de abril de 2019


Quinta entrega de Enjambre y nos enorgullece publicar una marca registrada, un nombre con sello propio. Sus textos nos invitan a deleitarnos en la  imperfección de lo ordinario. Sale de entre la muchedumbre, esquiva la vorágine que la rodea y con tímida voz dice«disculpen, sólo paso a dejarles esto» (verla leer es una burla para las leyes de la física). Al terminar suelta el micrófono, gira y una mueca socarrona se le dibuja en sus comisuras.  Una vez más el tiempo se rindió a ante sus pies.  Con ustedes, Lucía Pérez Campos… 

BIO
La posadeña Lucía Pérez Campos nació en el mes de septiembre de 1988. Lleva publicados cuatro libros: Piezas, (marzo 2013–Boa Gráfica. Reedición marzo 2017–Ed. Raymond); 24 Perros, (diciembre 2013-Ed. Raymond); Tedetexto, (diciembre 2014-Ed. Raymond.); y Minúscula, (diciembre 2015-Ed. Raymond). Desde diciembre del 2013 lleva adelante el grupo Poesía de Miércoles, que se reúne cada semana invitando a todo aquel que quiera acercarse a compartir lecturas en voz alta. En el 2018 inició el Ciclo Mensual Poesía de Miércoles, convocando poetas de toda la región a recitar.

LA MAFIA DE LA NOCHE

lo único que salva es el noctambulismo

sumergirse en la matutinidad de la luna

saber que somos ciclo

hoy no sé qué regalar

que no sea escapismo

me gusta sentir que hay aire

que levanta la tierra

transformándola en el cielo

todo repleto de polvo

del polvo que vinimos

para dejar de ser

la noche alberga la mejor

de las soledades

la que nos saca a bailar frente al espejo

la que nos libera de la falsa ilusión

que creemos que es de otro

pero es nuestra

es de noche eterna vigilia

dejarse recibir

recién entonces

la imaginación es toda mía

todas las figuras dispuestas

modeladas para mí

me hago amiga de las horas

pero hasta ahí

porque sé que me quieren por burla

reírse

verme sufrir

yo las he visto cantando

una risa frenesí

están locas

disfrutar hasta el éxtasis

puedo decir que sí

el momento donde su fracción se encoge

pajearse en mi cara

sin pensar en mí

pero la noche

las tiene de rivales

jugando en su cancha oscura

increpando huellas

la noche todo lo olvida

váyanse todos de aquí

cuando el día se hace tarde

yo estoy ahí

recomendándome recuerdos inolvidables

atormentándome con ganas

replanteándome la vida

volver a decidir

convencerme de que el tiempo es humano

despertar a la mañana

(yo a ella, no ella a mí)

buscarle los ojos al día

enfrentarlo

volver a elegir

la noche

nos salva

despiertos

Mariela Roi